Donald Trump./ EFE

Las farmacéuticas se rebelan ante las presiones de Trump por la vacuna

stop

Moderna, Pfizer, J&J, Sanofi y Glaxo presentarán un documento contra las presiones políticas de Trump para aprobar la vacuna antes de las elecciones

Madrid, 05 de septiembre de 2020 (18:37 CET)

Las farmacéuticas lideres en la carrera de la vacuna contra el coronavirus se plantan contra Donald Trump. Moderna, Pfizer, Johnson & Johsnson, GlaxoSmithKline y Sanofi, entre otras, planean elaborar un compromiso público por el que ninguna de ellas enviará su investigación a la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) sin proporcionar datos completos de seguridad y eficacia.

Bloomberg ha adelantado que, según fuentes anónimas involucradas en el asunto, estas compañías presentarán la semana que viene un documento para criticar la presión política que la Administración Trump ejerce sobre el regulador de medicamentos.

El magnate tiene prisa por aprobar una vacuna antes de las elecciones del 3 de noviembre y salvar así su reelección. Y es optimista hasta tal punto que ya ha preparado la distribución por todo el país para octubre, un acontecimiento que lleva planeando desde el mes de agosto pero que, según los médicos que desarrollan los ensayos clínicos, es imposible.

Trump acusa o a la FDA de retrasar el trabajo para perjudicarle políticamente

Aunque durante muchos años la industria farmacéutica ha confiado en la FDA, la pandemia de Covid-19 ha provocado que el organismo tomara varias decisiones controvertidas para permitir el uso de terapias de emergencia sin pruebas sólidas de que funcionan. Esta semana, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas estadounidense, Anthony Fauci, incluso afirmó que los ensayos clínicos podrían terminar antes de lo previsto si eran buenos.

Ante la preocupación de la comunidad científica y de la sociedad, funcionarios del sector sanitario han asegurado que el proceso se basará únicamente en la ciencia. Así, el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, ha insistido en que no participaría si pensara que se está sellando una vacuna, según ha informado Bloomberg. A su vez, Trump ha acusado al regulador de retrasar el trabajo para perjudicarle políticamente.

Trump, convencido: "La vacuna estará lista antes del 1 de noviembre"

En una rueda de prensa en la Casa Blanca este viernes, el dirigente volvió a mostrarse convencido de que la vacuna podría estar lista antes del 1 de noviembre. “O incluso en algún momento de octubre”, ha añadido.

En cambio, han surgido voces contrarias a la de Trump dentro de su propia administración. Una de ellas es la de Moncef Slaoui, asesor principal del programa Warp Speed, que reprimió esas expectativas. “Es extremadamente improbable que la vacuna esté lista para el día de las elecciones”, ha indicado en una entrevista en la radio pública estadounidense.

También David Ricks, director ejecutivo de Eli Lilly y director del grupo de presión de la industria farmacéutica, PhRM, ha señalado en una entrevista con Axios que la mayoría de las candidatas a ganar la carrera de la vacuna no enviarían un producto a la FDA hasta que no tuvieran la certeza de que es seguro y eficaz.

“La mayoría de los directores de nuestra industria y sus equipos científicos dirían que no vamos a hacer algo o a vender hasta que hayamos probado con nuestros propios estándares que es seguro y efectivo, sometiéndolo a un escrutinio científico del mundo exterior”, ha aseverado Ricks.

La FDA se reunirá el próximo 22 de octubre para que un grupo externo de expertos discuta la posibilidad de aprobar alguna de las vacunas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad