Las víctimas mortales del atentado de Ankara ascienden a 37

stop

Un coche bomba explosionó este domingo en una concurrida estación de transportes en el centro de la capital turca. Se trata del segundo ataque en menos de un mes

Técnicos forenses en el lugar del ataque con coche bomba en Ankara, Turquía / Reuters

Ankara, 14 de marzo de 2016 (09:31 CET)

Un coche bomba mató este domingo al menos a 37 personas en una concurrida estación de transporte en Ankara, hiriendo al menos a 125 personas según el último balance del segundo ataque de este tipo en el corazón administrativo de la capital turca en menos de un mes.

La explosión, que se pudo oír a varios kilómetros de distancia, produjo una lluvia de metralla que cayó en un área cercana a los ministerios de Justicia e Interior, un tribunal importante y la anterior oficina del primer ministro.

"Estos ataques, que amenazan la integridad y unidad de nuestra nación no debilita nuestro ímpetu de combatir el terrorismo sino que refuerza nuestra determinación", ha asegurado el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan en un comunicado.

Autoría del atentado

Dos fuentes de las fuerzas de seguridad de Turquía dijeron a Reuters que los primeros pruebas indicaban la autoría del Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), que libra una batalla por la autonomía del Kurdistán turco desde hace más de tres décadas.

Si bien no ha habido una responsabilidad de la autoría, el ministro de Interior Efkan Ala dijo que el nombre del grupo detrás de la acción sería publicado este lunes después de completarse las primeras investigaciones al respecto.

"Esta noche, civiles que esperaban en una parada de autobús han sido objetivo de un atentado terrorista con un coche bomba", dijo el ministro tras reunirse con el primer ministro Ahmet Davutoglu, el jefe de la inteligencia y responsables de seguridad."Se han recabado significantes pruebas pero la organización que está detrás del ataque será anunciado una vez finalice la investigación", añadió Ala.

Segundo ataque en un mes

Del balance de víctimas, el ministro de Sanidad Mehmet Muezzinoglu informó que 30 de ellas murieron en la escena del ataque mientras que otras murieron en el hospital. Al menos dos de las víctimas mortales son atacantes y 17 del más de centenar de heridos se encuentran en situación crítica.

El ataque ocurrió a solo unas pocas manzanas de distancia del ocurrido el pasado 17 de febrero, que mató a 29 personas, la mayoría soldados, y se lo atribuyó un grupo cercano al PKK. Turquía, un miembro de la OTAN, enfrenta múltiples amenazas de seguridad, ya que como parte de una coalición liderada por Estados Unidos, lucha contra Estado Islámico en los vecinos Siria e Irak.

Asimismo, el gobierno turco también combate a los militantes del PKK en el sudeste de su propio territorio, donde en julio pasado colapsó un cese del fuego de dos años y medio, desencadenando la peor ola de violencia desde la década de 1990.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad