Los británicos decidirán el 23 de junio si quieren seguir en la UE

stop

David Cameron anunció que en esa fecha se realizará el referéndum para aprobar el acuerdo de permanencia en la Unión Europea

David Cameron anuncia su dimisión

Londres, 20 de febrero de 2016 (14:05 CET)

Esta madrugada el primer ministro británico David Cameron forzó el acuerdo con los líderes europeos, que in extremis lograron evitar el Brexit, o sea, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Aunque todavía queda una multitud de detalles técnicos por coordinar, a grandes rasgos, Cameron promoverá una consulta el 23 de junio para que sus electores aprueben o rechacen el acuerdo que tuvo con Bruselas la madrugada del sábado. Este lunes, el mandatario presentará los términos del acuerdo al Parlamento.

Qué obtiene el Reino Unido

Con este pacto, la UE concede al Reino Unido un estatus especial. Por ejemplo, puede diferenciar entre británicos y ciudadanos de otros países al momento de otorgar derechos sociales, lo cual elevó las críticas de los países del Este europeo, habitual emisor de inmigrantes. También se consiente a Londres adaptar las ayudas por hijo que ofrece a los trabajadores comunitarios al nivel de vida del país en el que residan los menores. 

Pero también se permitirá que la City londinense tenga la misma supervisión de los organismos fiscales europeos que las demás plazas financieras del continente. Y la UE acepta que el Reino Unido no tenga una mayor implicación política si no lo desea.

"Haré una campaña con toda mi alma y mi corazón para persuadir al pueblo británico de que permanezca en la Unión Europea reformada", dijo Cameron. Gran parte de la población británica es euroescéptica, así como importantes dirigentes conservadores. Ante este desapego, los 27 líderes comunitarios aceptaron las exigencias de la Union Jack: si Gran Bretaña dejara la UE, se perdería su segunda mayor economía y su centro financiero más rico.

Posturas a favor y en contra

Los proeuropeos en la isla de Shakespeare recuerda que abandonar el club europeo puede provocar un resurgimiento nacionalista en Escocia, y quizás llegar a consecuencias económicas imprevisibles.

En tanto, los euroescépticos dicen que la UE es ineficaz para regular el aluvión inmigratorio de los refugiados, y critican el peso de la política alemana en las decisiones que se toman en Bruselas.

Divisiones en el gabinete

Las divisiones se reflejan incluso en el mismo gabinete de Cameron: mientras que el primer ministro, así como sus ministros de Exteriores Philip Hammond y el de Finanzas George Osborne instan a seguir en la UE, su secretario de Justicia, Michael Gove ya adelantó su negativa.

De todas maneras, como un fair play político, Cameron deja a sus ministros en libertad de acción para hacer campaña por el bando que quieran, aunque no se descarta una inminente crisis en el gabinete.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad