Los británicos en España: 20% más pobres y con la sanidad en peligro

stop

Los jubilados ingleses en España perderán el 20% de su poder adquisitivo la próxima semana cuando cobren su pensión. La pérdida de los medicamentos y la atención médica podría ocasionar un retorno masivo

Un grupo de ingleses en Benidorm

Madrid , 24 de junio de 2016 (20:00 CET)

La colonia británica en España vivió esta semana su gran viernes negro. Una devaluación sin precedentes de la libra, que cayó en torno al 20% después del brexit, les hará mucho más dura su estancia en España.  

Los jubilados británicos cobran unas 500 libras al mes por su pensión base, es decir unos 750 euros. La cantidad supone una suma casi simbólica para los gastos básicos en Reino Unido, por lo que un número sustancial de jubilados cuenta también con planes de pensiones privados.

Pero en España, con vivienda pagada en la Costa de Sol o en Canarias o Baleares, buena parte de la colonia británica puede vivir con ese dinero, ya que disfrutan de medicamentos y atención médica gratuita.  

¿Regreso masivo?  

Pero con una moneda notablemente devaluada y con las prestaciones sanitarias en peligro, la preocupación ha comenzado a invadir a los jubilados británicos, que suponen más del 50% de los residentes en España.  

"Creo que mucha gente se está comenzando a plantear en el regreso si la libra se sigue devaluando y si perdemos los servicios médicos", explica Diana Smith, residente inglesa en Castellón desde hace más de 20 años.  

La mayoría de los residentes ingleses en España estuvieron en contra de que Reino Unido abandonase Europa, aunque algunos de ellos aseguran que hubiesen votado en contra si viviesen en Inglaterra. Las asociaciones de ingleses dispersos por España celebraban hoy reuniones para debatir las posibles las consecuencias que tendrá la salida de Reino Unido de la Unión Europea y drenar la sorpresa.

Es el caso de la asociación The friends of Alcossebre, en Castellón, en una de las localidades con mayor porcentaje de inmigrantes ingleses. Sus integrantes amanecieron este viernes estupefactos, en primer lugar, porque no esperaban el resultado del referéndum y, en segundo, por las posibles consecuencias que podrá ocasionar.  

Consecuencias directas

Buena parte de los integrantes de la entidad se sienten tan españoles como ingleses y están convencidos de que la salida tendrá consecuencias negativas. No saben cuáles, algunos son más optimistas y piden calma al analizar la nueva situación. Piensan en que los vuelos se pueden encarecer, los viajes en líneas low cost también peligran y la libra puede sufrir altibajos. 

Sólo en un aspecto parece haber consenso: pocos creen que su situación personal mejorará con la salida del Reino Unido de la Unión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad