Los recortes de la Generalitat en la prevención de incendios causan estragos

stop

AJUSTES

23 de julio de 2012 (18:06 CET)

“Señor conseller, rece para que no pase nada”. La frase es del diputado del PSC, Joaquim Llena. “Su recorte es una temeridad”. Esta otra afirmación es del diputado de ERC, Oriol Amorós. Son los portavoces de sus grupos en la comisión de interior del Parlament. Y la fecha es junio del 2011. En aquel verano no hubo ninguna gran desgracia. Y, tal vez, los ruegos del conseller de Interior, Felip Puig, surtieron efecto.

Pero la oposición denunciaba entonces que en los presupuestos de Interior para 2011 se incluían recortes de hasta el 73% en la partida destinada a protección civil, que pasaba de 8,3 millones de euros a 2,2 millones. Todo el presupuesto de Interior se veía recortado en un 7%.

La otra unidad que sufría un claro descenso fue la dirección general de Prevención, extinción de incendios y salvamento, con una reducción del 13%, lo que equivalía a tener hasta 200 bomberos menos. Y en el presupuesto del 2012 no se corrigió la situación.

Verano duro

En este mismo año, en febrero, la agrupación de Bomberos de la Generalitat de CCOO aprovechó el debate presupuestario del 2012 en el Parlament para alertar sobre los recortes, ante la temporada de verano, denunciando que contarían con un tercio de los recursos con los que contaban hace dos años. Los bomberos vaticinaban “un verano duro” y que podía ser equiparable a los veranos de 1994 y 2003, con grandes incendios. Explicaron, entonces, que el 80% de los parques de bomberos no podrían atender ninguna otra emergencia si hubiera un incendio forestal. I se quejaban de que el gobierno de CiU no había aplicado todavía ninguna de las medidas aprobadas tras la comisión de investigación sobre el fuego en Horta de Sant Joan.

Los bomberos llegaron a contabilizar el número de horas que podrían dedicar a la extinción de incendios. Si en el verano del 2010 el cuerpo de Bomberos tenía una capacidad de 540.000 horas, la cifra para el 2012 se situaba en 162.000 horas, hasta 378.000 horas menos. También constataban que el recorte en el presupuesto de personal forestal era "brutal", de 7,8 millones de euros a 2,8 millones de euros.

Situación insostenible

Y ayer mismo, en esta escalada de recortes provocados por la crisis económica, la Agrupación de agentes forestales de Catalunya de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO calificaba de “insostenible” la actual situación, al recordar que “desde 2011 se reduce la plantilla, se despiden profesionales y no se cubren las bajas por jubilación y muerte, malgastando recursos humanos cualificados y vitales para prevenir incendios forestales”.

Los agentes forestales critican directamente a otro departamento, el de Agricultura, por negar el reconocimiento de la categoría profesional de Agente a 128 agentes auxiliares “que desarrollan tareas especializadas cada día correspondientes a categorías superiores del cuerpo de agentes”. Y añade que se cubren plazas de mandos con agentes de base, “incumpliendo con el despliegue profesional del Cuerpo establecido en la comisión de investigación parlamentaria sobre el incendio de Horta de Sant Joan”.

Reproches a los políticos

Los agentes forestales concluyen con sentencias muy duras respecto a los responsables políticos, considerando que los incendios de l'Alt Empordà no se deben a causas metereológicas. “Pedimos que cambien la mala política de prevención, o que acepten y digan la verdad a la ciudadanía, que últimamente los bosques se han quemado, se queman y se quemarán más por su incompetencia que por situaciones metereológicas cíclicas, y que, efectivamente, por previsibles, cada vez más resultan menos excepcionales”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad