Los recortes ocultos en la negociación de convenios encienden las alarmas en los hospitales concertados

stop

SALUD

Manifestación de trabajadores del Hospital de Terrassa

en Barcelona, 15 de enero de 2015 (21:14 CET)

El Hospital de Terrassa ha sido el espejo del sector concertado. Los trabajadores del centro han realizado una concentración este jueves para denunciar que la dirección del Consorci Sanitari de Terrassa pretende aplicar un recorte del 2% en las nóminas de los trabajadores aprovechando la negociación de los convenios caducados.

El convenio del sector concertado caducó en julio del 2013. La reforma laboral aprobada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy impide que los convenios se prorroguen indefinidamente, lo que se conoce como ultractividad. Así, todos las direcciones de los centros sanitarios concertados pactaron con los trabajadores mantener las condiciones establecidas originalmente hasta finales de 2014. Pasada esa fecha, si no se cerraba un convenio sectorial, cada hospital haría la guerra por su cuenta.

La trampa de los objetivos de Boi Ruiz

El CST planea recortar tres millones de euros este año. En caso de aplicarse esta reducción, el personal sufriría una merma salarial equivalente al 2% que, añadida a la de los tres años anteriores, supondría un 10,5% de pérdida retributiva directa en cuatro ejercicios. Además, las medidas de ajuste incluirían despidos, cierre de recursos y un aumento de la presión asistencial, según informan fuentes de Metges de Cataluña.

La diputada de ICV, Marta Ribas, ha explicado que existe un temor entre los trabajadores con nuevos recortes. "El consejero Boi Ruiz confirmó la semana pasada que los hospitales estarán sujetos a objetivos de eficiencia. Se trata de una medida sospechosa que puede entrañar más recortes. Las plantillas saben que si se aplica de nuevo las tijeras, ellos serán los principales perjudicados", ha asegurado.

El sector, dividido

En este sentido, Metges de Catalunya insta a los trabajadores de la red sanitaria concertada a seguir el ejemplo del personal del CST y no aceptar las propuestas empresariales de pacto que incluyan recortes adicionales en las condiciones laborales y retributivas. La organización espera que la campaña de protestas que ha puesto en marcha el centro de Terrassa provoque un "efecto contagio" en el sector para generar una gran movilización que "detenga la ola de recortes" que se perfila nuevamente para este año.

Por su parte, la directora ejecutiva del Consorci de Salut i Social de Catalunya (CSC) Pilar Rol, explica que son pocos los centros que se han negado a llegar a un acuerdo. La patronal, que engloba el 90% de los hospitales concertados de Catalunya, tiene contabilizados 23 pactos, lo que representa un 65% del total. Sólo cinco centros sanitarios han roto negociaciones mientras que otros siete aún están en ello.

Condiciones

Rol explica: "La mayoría de acuerdos son prórrogas del año pasado. También existen pactos nuevos. Otra casuística muy común es que se hayan acogido al convenio sociosanitario". En los cinco centros donde se han roto negociaciones, las direcciones aplicarán el artículo 41 del estatuto de los trabajadores y realizarán una modificación de las condiciones. "Esto implicará un proceso de conciliación", ha explicado.

El CSC asegura que, tras los pactos por centro, se intentará reanudar la negociación por un convenio del sector.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad