Los socialistas críticos insisten en votar por el 'no'

stop

Iceta, Armengol, Borrell y otros dirigentes piden libertad de acción en el debate de investidura

Miquel Iceta, a la salida del último Comité Federal del PSOE. / EFE

Barcelona, 23 de octubre de 2016 (17:44 CET)

Aunque de manera más civilizada que en el anterior Comité Federal, la votación en el cónclave refleja que la división en el socialismo seguirá aumentado: mientras que la gestora pide que se respete la decisión mayoritaria, los dirigentes que votaron por el 'no' insisten que mantendrán esa postura en el Congreso el próximo domingo.

La diferencia de 43 votos (139 a favor y 96 en contra de la abstención) representa un avance del sector que había desplazado a Pedro Sánchez de la secretaría general, que por ese entonces había ganado por 132 a 107 (25 votos). Pero la salida de los delegados del Comité Federal no era feliz: los que estaban a favor de la abstención se mostraban serios, conscientes que eligen un mal menor porque la posibilidad de ir a unas terceras elecciones generales habría derrumbado más al PSOE, tras los malos resultados de diciembre de 2015 y de junio de este año.

Pero los partidarios del 'no' también se mostraban serios. Con rostros de enfado. Las opiniones de José Blanco, nuevo presidente del Comité Federal, o del dirigente asturiano Vicente Álvarez Areces, de que tras el cónclave el socialismo salía fortalecido, no prendía en el espíritu de los asistentes.

Piden libertad de acción

La resolución presentada por Elena Valenciano plantea que "el grupo parlamentario se abstendrá". El presidente de la gestora Javier Fernández y la dirigente andaluza Susana Díaz pidieron que los 85 diputados tengan unidad de voto. Pero técnicamente cada legislador puede decidir su elección, y esa es la presión que van a ejercer los que han optado por no investir a Rajoy. Por ejemplo, la diputada por Aragón Susana Sumelzo anticipó que no cambiará su voto:



Miquel Iceta
, primer secretario del PSC, se reunirá con su partido el martes para decidir si los siete diputados catalanes mantienen el 'no' o viran a la abstención. Pero su postura permanece en la negativa, lo que puede ocasionar un choque de trenes con Ferraz, que ha advertido que un conato de rebeldía puede causar una separación entre ambos partidos.

Varios dirigentes secundan el pedido de tener libertad de voto, como la balear Francina Armengol, la secretaria general de los socialistas madrileños Sara Hernández, el ex portavoz de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias y el ex presidente del Parlamento Europeo Josep Borrell.

El riojano César Luena consideró que plantear la abstención "es un error", y pide consultar a la militancia.

Y este es, justamente, el pedido que hace el ex secretario general Pedro Sánchez, que no ha participado del Comité Federal. Poco después que se hayan difundido los resultados dio señales de vida en Twitter:

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad