Madrid vuelve a aumentar su deuda hasta los 7.100 millones

stop

Un informe de la interventora desvela que el ayuntamiento incumple el plan de pago pactado tras su rescate

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella.

23 de junio de 2014 (21:21 CET)

Mientras la alcaldesa de Madrid, Ana Botella (PP), anuncia una mejoría de las finanzas municipales, el último informe del interventor del ayuntamiento desvela que la deuda de la capital sigue aumentando y que el gobierno local incumple el plan de pago que diseñó cuando fue rescatado por el ministerio de Hacienda.

El ayuntamiento acumula una deuda viva de 7.106 millones de euros, 58 millones de euros más que el trimestre anterior. Es un pequeño incremento, pero refleja una situación delicada: el equipo de Ana Botella debe pagar este año nada menos que mil millones de euros en deuda, una cifra que difícilmente cumplirá, vistas las cuentas de la intervención municipal.

El incumplimiento

El Ayuntamiento debe reducir la deuda hasta los 6.100 millones de euros a finales de año, según los planes financieros recogidos por la intervención del ayuntamiento. Pero la devolución no lleva el ritmo previsto. Las cuentas a 31 de marzo de 2014 muestran una desviación del 11%.

La oposición municipal ha acusado al equipo de Botella de falsear la situación financiera del ayuntamiento. “Como consecuencia de la política económica del PP, Madrid es una ciudad intervenida por el Estado y sin apenas margen para decidir su política económica. Ahora el Ministerio de Hacienda ha aflojado un poco la soga, y el Ayuntamiento ha decidido aprovechar la ocasión para presentar una serie de medidas de claro corte electoralista, como bajadas de impuestos. Sin embargo, la deuda de la ciudad sigue sin estar controlada”, explica el portavoz municipal de UPyD, David Ortega.

Sobrecostes olímpicos

El Ayuntamiento de Madrid deberá cumplir con el plan de ajuste (reducción de gastos y el pago de la deuda) hasta el año 2023, cuando las finanzas municipales estarán supervisadas por el ministerio de Hacienda.

La carrera por el endeudamiento se inició con las infraestructuras ejecutadas por el excalcalde Alberto RUiz Gallardón (PP) como la Caja Mágica, sede del tenis presupuestada inicialmente con 150 millones de euros y que terminó costando 300. El Centro Acuático, previsto para las tres candidaturas en las que Madrid participó (2012, 2016 y 2020), tuvo un presupuesto inicial de 192 millones de euros, pero se gastaron 112 millones para dejar la obra en un 50%. La infraestructura que más ha pesado en las cuentas municipales ha sido la M-30 que ha costado más del doble que la ampliación del Canal de Panamá.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad