Borrell, con la vicepresidenta Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados. /EFE/Ballesteros

Maragall provoca a Borrell con la apertura de seis embajadas

stop

El Gobierno emite un informe contrario a la reapertura de media docena de nuevas delegaciones de la Generalitat, pero Borrell admite que no puede impedirla

Iván Vila

Economía Digital

Borrell, con la vicepresidenta Carmen Calvo, en el Congreso de los Diputados. /EFE/Ballesteros

Barcelona, 09 de noviembre de 2018 (11:57 CET)

La Generalitat sigue adelante con sus planes de reactivación de la red de delegaciones exteriores desmantelada durante el periodo de aplicación del artículo 155, las también conocidas como "embajadas" catalanas. El gobierno de Quim Torra planea abrir seis más que se sumarían a las seis ya en funcionamiento. Y el Gobierno lo consiente, pero a la vez gesticula para mostrar su disconformidad, lo que se ha traducido en un nuevo choque entre el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, y el conseller de Acción Exterior, Ernest Maragall.

La concreción del episodio gira en torno a un informe en el que el ministerio se muestra "contrario a la creación de las delegaciones de la Generalitat propuestas en los Balcanes, Países Bálticos, Portugal, Mediterráneo, Europa Central y Países Nórdicos", las seis de esa segunda tongada. Pese a todo, el Gobierno permitirá la reapertura porque el informe es lapidario pero no vinculante, y la Generalitat, esta vez sí, ha cumplido con los requisitos exigidos para abrir las delegaciones. 

Informe lapidario, pero no vinculante

El documento, cuyo contenido ha avanzado El Periódico, es, en cualquier caso, lapidario. “La experiencia reciente", reza, "demuestra que las delegaciones de la Generalitat en el exterior, junto con el Diplocat, han sido un instrumento fundamental para intentar la internacionalización del ‘procés’, difundiendo las tesis del secesionismo catalanista y denigrando la imagen internacional de España”.

El informe recuerda que Torra se ha declarado “presidente custodio” de su antecesor al frente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y que “utiliza cuantas ocasiones tiene a su alcance para intentar divulgar la visión independentistas de la realidad catalana”, lo que indica que de las nuevas delegaciones "cabe lamentablemente prever pautas de actuación similares" a las de las que fueron desmanteladas en aplicación del 155.

El informe es preceptivo y se elabora en respuesta a la también necesaria notificación previa de la Generalitat, que tiene que comunicar al gobierno la apertura de cada delegación, pero que no precisa de su autorización. La Generalitat se saltó ese trámite en la reapertura de las delegaciones de Reino Unido e Irlanda, Alemania, Italia, Francia, Suiza y Estados Unidos, lo que propició un recurso de Borrell ante los tribunales.

Borrell avisa y Maragall se reafirma

El ministro, informa EFE, ha admitido que el Gobierno, pese a su rechazo, no puede impedir la apertura de las delegaciones, porque la potestad para hacer caso o no del informe es de la Generalitat, pero ha advertido que el Gobierno volverá a recurrir a los tribunales si entiende que no se ciñen a sus competencias y se saltan la ley. 

Maragall, por su parte, ha reaccionado a la publicación del informe calificando el informe en su cuenta de Twitter de "ataque directo" del ministerio "a la acción exterior catalana" y reafirmando su intención de aprobar "inmediatamente" la creación de las seis nuevas delegaciones.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad