Meritxell Batet, a la derecha, conversa con Jordi Sànchez en la sesión constitutiva del Congreso, el pasado martes. EFE

Marchena obliga a Batet a mojarse con la suspensión de Junqueras

stop

El Supremo vuelve a trasladar la decisión sobre los diputados en prisión preventiva a la Mesa del Congreso

Iván Vila

Economía Digital

Meritxell Batet, a la derecha, conversa con Jordi Sànchez en la sesión constitutiva del Congreso, el pasado martes. EFE

Barcelona, 23 de mayo de 2019 (10:55 CET)

El Tribunal Supremo (TS) ha vuelto a trasladar la decisión sobre la eventual suspensión de Oriol Junqueras, Jordi Sànchez, Josep Rull y Jordi Turull. La sala que enjuicia a los diputados encausados en el juicio del procés, presidida por Manuel Marchena, devuelve así la patata caliente a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que este miércoles había devuelto la pelota al Alto Tribunal solicitándole instrucciones sobre qué hacer con los cuatro diputados en prisión preventiva.

Batet pidió por escrito al tribunal un informe sobre la posible aplicación del artículo 384 bis de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que es el que el TS aplicó a los mismos diputados cuando estaban en el Parlament. La respuesta de Marchena ha sido que eso es "inviable".

En su oficio, el juez se remite al auto emitido el 14 de mayo, en el cual el Supremo ya trasladaba la decisión al Congreso en base al reglamento de la cámara, que, a diferencia del Parlament, establece la suspensión automática de los diputados en caso de que haya auto de procesamiento contra ellos y se encuentren en situación de prisión provisional.

El auto se ha hecho público apenas dos horas antes de la primera reunión de la Mesa del Congreso, convocada este jueves a las 12.30, y que ahora no podrá dilatar el asunto, espinoso porque puede suponer un primer desencuentro entre el PSOE y, por un lado, sus socios preferentes de Unidas Podemos, que ya han expresado su rechazo a suspender a los diputados presos, y por el otro, con ERC y Junts per Catalunya (JpC). Semanas antes, además, de una investidura para la que no es descartable que Pedro Sánchez llegara a necesitar al menos la abstención de uno de los dos partidos independentistas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad