Martin Schulz: "Si Grecia vota 'no', que se busque una nueva moneda"

stop

REFERÉNDUM GRIEGO

El primer ministro Alexis Tsipras, entre la multitud tras votar en Atenas

Barcelona, 05 de julio de 2015 (13:38 CET)

El presidente del Europarlamento, Martin Schulz, ha advertido a Grecia que "deberá buscarse una nueva moneda" si en el referéndum sobre el último paquete de austeridad los votantes se inclinan por el no. "¿Seguirá Grecia en el euro tras este referéndum? Ciertamente es así, pero si dicen que 'no', deberán introducir otra moneda tras el plebiscito porque el euro ya no estará disponible como medio de pago", ha declarado a la radio alemana Deutschlandfunk.

El presidente del Parlamento europeo ha cargado las tintas contra el gobierno que dirige Alexis Tsipras, y se ha mostrado confiado en el voto positivo de los griegos. "En el momento en que alguien introduce una nueva moneda, sale de la eurozona. Son elementos que me dan esperanzas de que la gente no vote 'no' en el referéndum", ha añadido.

En lo que respecta a las negociaciones, Schulz ha valorado que, en el caso que el resultado sea negativo, "no habrá marco negociador para el repago de la deuda y el desarrollo económico de Grecia".

Schaüble rebaja el tono

Por su parte, el ministro federal de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, ha sido más conciliador con Tsipras, cuyo gobierno promueve el 'no' en el referéndum del domingo. "La elección del pueblo griego es entre permanecer en el euro o salir temporalmente de la moneda única", ha declarado en una entrevista a Bild Zeitung.

Extendiendo una rama de olivo al ejecutivo que comanda la coalición de izquierdas Syriza, Schäuble ha declarado que "no dejaremos a los griegos en la estacada". No obstante, ha advertido al gobierno heleno que "un acuerdo después del referéndum no será rápido".

Tsipras apela a la dignidad, Varoufakis se irá

Las advertencias de los políticos alemanes no han rebajado un ápice el discurso del gobierno griego. El primer ministro, Alexis Tsipras, que ha votado por la mañana en Atenas, ha manifestado que "hoy la democracia vence al miedo". Según el líder del ejecutivo, el referéndum del domingo es "una fiesta de la democracia". Grecia, ha añadido, "abre un camino para el resto de pueblos de Europa".

A su vez, Yanis Varoufakis, ministro de Finanzas griego, ha tenido duras palabras para el Eurogrupo. "El pueblo griego no tiene la culpa de sus fracasos", ha terciado, antes de añadir que "hoy, tras cinco años de fracasos, el pueblo griego tiene la oportunidad de decidir. Es un momento de esperanza para toda Europa".

Como había anunciado, Varoufakis dimitirá si la ciudadanía griega respalda el último plan de austeridad propuesto por la troika (Banco Central Europeo, Fondo Monetario Internacional y Comisión Europea). Sin embargo, el ministro de Finanzas ha avanzado a Bild que cree que "éso no ocurrirá, porque el 'sí' no obtendrá mayoría" en las urnas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad