Mas asiste impotente ante el ascenso hegemónico de Esquerra

stop

DEBATE SOBERANISTA

 Artur Mas, en el Parlament./EFE/Toni Garriga

15 de marzo de 2014 (21:23 CET)

El Govern que preside Artur Mas ha tenido esta semana dos noticias positivas. Las inversiones de Ferrari en el complejo turístico de Port Aventura, y de Amazon –ésta no concretada todavía—en el Prat de Llobregat, ofrecen un mensaje que huye del catastrofismo.

Con el debate soberanista en su apogeo, las inversiones y el interés por la economía catalana se mantiene. Aunque otra visión posible es que el mundo económico no se cree en realidad que ese debate soberanista pueda acabar en nada tangible, por lo que, en realidad, no pasa nada. Pero sí pasan cosas.

La consulta fijada para el 9 de noviembre es el gran reto del President Mas, y de CiU. También lo es para la Assemblea Nacional Catalana (ANC), que ya está preparando movilizaciones para los próximos meses, y, en concreto, para internacionalizar el conflicto en la Diada del 11 de septiembre. Y es el gran objetivo de Esquerra Republicana, pero ¿será un desastre para los republicanos si esa consulta, finalmente, no se puede convocar?

El 'no' de ERC a la lista unitaria en Europa

Los dirigentes de Convergència han abierto los ojos en los últimos meses. Y admiten que Esquerra va a toda velocidad en busca de la hegemonía política de Catalunya. Y que, tras la no celebración de la consulta del 9 de noviembre, el plan de los republicanos se mantendrá con todo su vigor, con las elecciones municipales de mayo de 2015 como gran hito histórico. Esquerra es un partido viejo, es el partido de la II República, y las connotaciones históricas agradan especialmente a los cuadros y militantes del partido que ahora dirige Oriol Junqueras. Aquellas municipales, en 1931, provocaron un cambio de régimen.

Así que “tomar” Catalunya en todo el territorio, logrando una enorme base de poder territorial, es el gran objetivo. Después ya se verá. Dependerá de la situación económica, del equilibrio de poder entre los distintos partidos, y de la decisión del propio Mas para convocar unas elecciones anticipadas con carácter plebiscitario.

El frente de TV3

Fuentes del Govern de Artur Mas aseguran que la frustración del President ante la imposibilidad de concretar una lista unitaria en las elecciones europeas del 25 de mayo es enorme. La versión es que Esquerra "iba situando condiciones nuevas", una vez que alcanzaba el compromiso a otras anteriores por parte de CiU. Lo mismo ocurrió cuando el propio conseller de Presidència, Francesc Homs, se desgañitaba pidiendo a Esquerra que entrara en el Govern, y los republicanos siguen ejerciendo de oposición, y de salvavidas del Ejecutivo catalán sin despeinarse.

Ahora ha vuelto ocurrir con una cuestión de extrema sensibilidad. Los trabajadores de TV3 han rechazado, en referéndum, la propuesta de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA), que prevé un recorte de salarios. Hace dos semanas, el propio Oriol Junqueras reclamó a Artur Mas, en la sesión de control del Parlament, que impidiera más recortes en TV3. El President rechazó la propuesta, recordando que los esfuerzos se han hecho en todos los ámbitos de la administración catalana, y que TV3 no podía quedar al margen.

El fantasma de la reforma laboral

El Govern quiere recortar 7,5 millones de euros en gastos de personal para poder cumplir la ley, y, por tanto, para que los organismos públicos no tengan previsiones de déficit. Pero TV3, justamente o no, se asocia ahora al poder que tiene o que pueda tener en el futuro Esquerra Republicana.

Y los trabajadores actúan en consecuencia. En la consulta propuesta, si se estaba a favor o no de la propuesta de la CCMA, el 89,02% la rechazó. Han votado en los últimos dos días 1.685 de los 2.007 empleados, un 83%. Sólo 142, el 8,43%, aprobó los recortes que se planteaban. Y, a la pregunta de si se autorizaba a plantear nuevas movilizaciones hasta mayo, los trabajadores la secundaron por una gran mayoría, 1.030, el 61%.

Eso supone ahora un enorme problema para la CCMA, que deberá decidir si toma o no decisiones unilaterales, y se basa en la reforma laboral, que provocaría un incendio en TV3.

¿CiU sirve para algo?

El Govern de Artur Mas podría sufrir una enorme erosión, mientras que Esquerra Republicana “sigue esperando”, como aseguran fuentes de CiU.

El tren que pasa a toda velocidad, y que se llama Esquerra, se ve, se percibe, y se nota. Pero el Ejecutivo de Mas, por ahora, se muestra impotente.

Junqueras ya predica hasta en Bon Pastor

La seguridad es tan grande, que el presidente de Esquerra, Oriol Junqueras, reclamaba el un referéndum de autodeterminación este sábado en el barrio de Bon Pastor, --un barrio obrero, de población inmigrante española de los 60 en Barcelona-- asegurando que muchos países han ejercido ese derecho históricamente para independizarse de España, como los países latinoamericanos, sin que lo pudiera impedir.

Mas sigue confiando en que las inversiones se incrementen, en que la situación económica mejore, y se perciba que CiU todavía sirve para algo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad