Mas calma a los soberanistas y asegura que el proceso en Catalunya se mantiene

stop

TRAS LA ABDICACIÓN DEL REY

02 de junio de 2014 (14:14 CET)

En Catalunya no ha pasado nada. En España sí. Hay un cambio de Rey a la vista. “Les deseamos suerte, aciertos y éxito”, ha clamado el President Artur Mas, que ha tratado de calmar al movimiento soberanista. En una declaración en el Palau de la Generalitat, admitiendo preguntas, Mas ha insistido en que la abdicación del Rey Juan Carlos le parece “lógica”, por la situación general de las instituciones del Estado, pero no se ha visto concernido por ello.

La idea del President es que Catalunya apostó “muy mayoritariamente” por el pacto constitucional, por las instituciones españolas en la transición, pero que, después de “toda una generación”, las cosas han cambiado.

Desafección y desconexión

En Catalunya prima la “desafección”, una expresión que utilizó el ex President José Montilla cuando llegó la sentencia del Estatut por parte del Tribunal Constitucional, y que Mas se ha hecho suya. “Esa desafección, o desconexión con las instituciones del Estado ha llevado al actual proceso político”, ha asegurado Mas, en referencia a la defensa de una consulta soberanista, que está fijada para el 9 de noviembre.

Por tanto, para el mandatario catalán, las cosas no han cambiado sustancialmente, aunque haya, desde el primer momento en el que se ha conocido la abdicación del Rey, dirigentes en sus propias filas, que plantean una posible salida política al problema catalán. El propio Josep Antoni Duran Lleida se ha pronunciado en ese sentido.

Decidir libremente

Para Mas, en cambio, las cosas siguen en la misma dirección. Después de desearle suerte al nuevo Rey y a España en la nueva etapa, ha pedido la misma suerte para Catalunya: “Le deseamos lo mejor a Catalunya y a los siete millones de catalanes, y lo mejor para los catalanes es poder decidir nuestro futuro, libremente, democráticamente, porque el Rey ha hablado de la nación española, pero al lado también está la nación catalana, y al punto que hemos llegado, debe quedar la posibilidad de decidir, libremente y democráticamente, nuestro futuro, marcado para el 9 de noviembre”.

Con esa premisa, Mas se desmarca de lo que pueda suceder en España, pese a ser él el representante del Estado español en Catalunya.

El President ha pedido “la lealtad y la colaboración” de las instituciones para poder celebrar esa consulta.

No todos, sin embargo, lo ven exactamente así en las filas de la federación nacionalista, CiU, que da apoyo al President Mas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad