Mas culpa a Madrid de sus males pero le pide ayuda

stop

El Govern presenta una demanda por el reparto de déficit de 2013 y emplaza a Rajoy a abrir el grifo con Catalunya para el 2014

El president de la Generalitat, Artur Mas /EFE

06 de agosto de 2013 (15:20 CET)

El president de la Generalitat, Artur Mas, ha vuelto a señalar con el dedo a Madrid como único culpable de la prórroga del presupuesto. Mas, según ha indicado, no ha podido sacar adelante las cuentas de 2013 debido al “injusto e ilegal” objetivo de déficit impuesto para Catalunya. Por esa razón, el ejecutivo catalán llevará ante los tribunales al Gobierno.

Y, todo ello, a la vez que emplaza a Mariano Rajoy a abrir el grifo de los ingresos en Catalunya para las cuentas del próximo año.

Recurso

Mas considera que el reparto de déficit que ha fijado el Ministerio de Hacienda para las comunidades autónomas incumple la Ley de Estabilidad Presupuestaria. "Contradice el principio de proporcionalidad", ha aseverado.

El president ha asegurado que la decisión viene motivada para evitar nuevos tijeretazos. “No se puede seguir recortando porque ya hemos tocado hueso”, ha dicho en rueda de prensa tras la reunión del Consell Executiu. En ese sentido, Mas ha sacado pecho de haber aumentado el límite del déficit del 0,7% inicialmente previsto por Montoro al 1,58% que finalmente se aprobó la semana pasada.

El president ha hecho caso a ERC, su único socio en el Parlament, y se ha decantado por una prorroga de cuentas que formalmente le sitúa en el grupo de partidos que se oponen a seguir cogiendo las tijeras. No obstante, la medida no evita que Mas deberá aplicar un recorte de 2.500 millones de euros este 2013 para cumplir con el techo de déficit. Eso sí, disminuye su desgaste político.

La lucha por los ingresos

Finalizado el capítulo de los recortes, Mas ha abierto el de los ingresos aunque estos no dependan de él. El president ha desdeñado la opción de generar nuevos impuestos --“algo habrá pero tenemos muy poco margen”-- y ha optado por presentar cuatro medidas que están a merced de la voluntad del Gobierno. Rajoy deberá decidir si da coba a Catalunya o desoye las exigencias de Mas en el año que está previsto que se celebre la consulta independentista.

“No tenemos garantías de que Madrid pague. Pero sólo cumpliremos con el objetivo de déficit del año que viene si ellos también lo hacen”, ha asegurado Mas. Y ha añadido: “No es un acto de rebeldía, es un acto de pedagogía".

Medidas


La primera medida exige que el Gobierno pague 500 millones de euros que ya ha anunciado que recortará de la partida que se destina a Catalunya. “Rajoy anuncia que empieza la recuperación pero luego en los presupuestos no lo demuestra”, ha denunciado. La siguiente medida supone exigir que Catalunya cuente con una situación privilegiada en la próxima Ley de Financiación Autonómica. “Esperamos que nos toque más. Sería una manera justa”.

Mas también ha anunciado como tercera acción que incluirá en los presupuestos una partida para reclamar la deuda que el Estado mantiene con Catalunya. La última decisión es reclamar una compensación por los impuestos bloqueados desde Madrid, como puede ser el de los depósitos bancarios.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad