Mas enfurece a las operadoras: ignora a la patronal con su nuevo impuesto

stop

Ametic asegura que sólo conoce la tasa que plantea Catalunya para el acceso a Internet por lo que han expuesto a las compañías mediante un power point

18 de julio de 2014 (14:22 CET)

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, tiene otra reunión a la que poner fecha: el encuentro que le reclama la todopoderosa patronal de las telecomunicaciones en España, Ametic, para “discutir” sobre el nuevo impuesto al sector que plantea el Govern. Igual que el resto de tasas que debe aplicar antes de finales de años para intentar cuadrar las cuentas de 2014, en las que el Ejecutivo se apuntó 2.318 millones de ingresos extraordinarios, la ley para crear un peaje al acceso a Internet se tramita con carácter de urgencia.

Mas se enfrenta a un sector con influencia y poder, y, por el momento, sólo ha detallado el contenido de la futura norma mediante un power point que “mostró en un encuentro informal con las compañías”, indica el presidente de Ametic, José Manuel de Riva. “No ha habido voluntad de negociación”.

Aprobación tras las vacaciones de verano

La patronal se queja de que nadie de la Generalitat se ha puesto en contacto con ellos, a pesar de ser la única organización empresarial que aúna los intereses de todo el sector (y sienta en la misma mesa a Telefónica, Vodafone, Orange o Yoigo, entre otras). Hasta ahora, ellos tampoco habían reclamado el encuentro al no disponer “del borrador de la norma” al que poder incorporar aportaciones. Pero la ley se aprobará a la vuelta de las vacaciones de verano y la falta de diálogo no se puede dilatar.

“Nosotros nos oponemos a la norma”, reconoce el directivo de la patronal. Ametic amenaza a Mas con una batalla legal si finalmente entra en vigor. Recuerda que no es la primera ocasión en que intentan derogar una ley en los tribunales, como ya ha ocurrido con la aportación para la financiación de RTV (el 0,9% de los ingresos brutos por servicios de telecomunicaciones y el 1,5% por la recaudación de los audiovisuales) o la tasa que se les aplica por la certificación de antenas. Incluso cuentan con un caso de éxito. El Tribunal Supremo les ha dado la razón en que las operadoras de telefonía móvil no deben abonar un peaje municipal por las infraestructuras en el espacio público.

Repercusión en los usuarios

En el caso de la norma catalana, se quejan de que la Generalitat grava el mismo concepto que una tasa estatal que ya está vigente. Las operadoras destinan el 5% de los beneficios netos para financiar la producción audiovisual “en Catalunya, España y Europa”, indica De la Riva. La tasa que intenta aplicar Mas tiene como objetivo conseguir recursos para financiar este negocio en Catalunya (en catalán o castellano, desde Ametic intentan aparcar cualquier debate político). “Es exclusivamente recaudatoria”, afirma el presidente.

La organización hace suya la tesis de la Escola Superior de Cinema i Audiovisuals de Catalunya (Escac) que sentencia que es el departamento de Cultura el encargado de sufragar una política que favorezca el cine catalán y no puede pretender obtener los recursos de las operadoras. Asimismo, advierte de que la creación del impuesto afectará al precio final de un servicio que consideran básico “para el buen funcionamiento de cualquier empresa y presente en casi todos los hogares”. Al contrario de lo que señala la Generalitat en el preámbulo de la ley.

Por ahora, aparcan la batalla legal. Sólo piden al Govern que se siente a negociar con ellos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad