Las operadoras cargan contra el impuesto de ADSL de Mas

stop

Ametic, la principal patronal de grupos de telecomunicaciones, sostiene que el gravamen puede afectar a la competitividad del sector

El President, Artur Mas, y el conseller Francesc Homs en el Parlament. | EFE

01 de julio de 2014 (22:11 CET)

El gobierno catalán ha vuelto a levantar ampollas con sus propuestas impositivas. Esta vez, entre el sector de las TIC. El Ejecutivo que dirige Artur Mas (CiU) ha aprobado este martes un proyecto de ley que grava a las compañías que ofrecen ADSL para destinar los 20,5 millones anuales que prevé recaudar al sector audiovisual y a la cultura digital.

El impuesto todavía tiene que recibir el visto bueno del Parlament, aunque será un mero trámite burocrático. CiU cuenta con el apoyo de su socio de gobierno, Esquerra Republicana, para sacar adelante el gravamen que se incluyó en la batería de nuevas cargas fiscales para 2014. Formaba parte del pacto que firmaron Mas y Oriol Junqueras para aprobar el presupuesto.

La competitividad, en entredicho

La propuesta podría sumarse a las iniciativas impositivas que se han quedado por el camino, como el euro por receta o la tasa a los bancos. Mientras el gobierno sigue dando pasos para su plena implantación, las asociaciones del sector se preparan para intentar frenar la medida por todos los medios legales.

Ametic, la principal patronal del sector, quiere esperar a tener el texto definitivo sobre la mesa. Pero la directora del área de operadores y nuevos modelos de negocio de la asociación, Amalia Pelegrín, reconoce que este tipo de medidas no hará más que afligir la competitividad del sector. “Eso, a la larga, puede afectar a cosas como el empleo”, advierte.

Servicio de primera necesidad

“La cuestión es que no entendemos por qué se impone una tasa a un servicio de primera necesidad para sufragar a un sector concreto (el audiovisual)”, lamenta Pelegrín.

La aprobación del impuesto llega un día después de conocer el estado de salud de las cuentas de las TI. En el último año, el volumen de facturación ha sufrido un retroceso del 5,4% en el mercado español hasta alcanzar los 14.626 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad