Mas frente a España: “Yo la consulta la convocaré”

stop

DEBATE SOBERANISTA

Artur Mas, este domingo./EFE

09 de marzo de 2014 (20:47 CET)

Artur Mas tiene un plan. Desde hace meses el Govern de la Generalitat tiene una idea muy aproximada de lo que pasará el 9 de noviembre. Y, aunque oficialmente defiende que habrá una consulta soberanista, lo cierto es que el Gobierno central ha dejado muy claro que no la permitirá.

Ante esa circunstancia, evidenciada en los sondeos de opinión, en los que una buena parte de los catalanes, el 46,8% en la encuesta de El Periódico, considera que no habrá consulta, Artur Mas tiene otra salida. Y lo ha constatado este domingo: “Yo la consulta la convocaré”.

Ley de consultas

¿Cómo? Mas sigue sin entender por qué el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se opone a la convocatoria de ese referéndum, que, según distintos juristas, tiene cabida en la Constitución. El hecho es que el Gobierno no cederá la competencia a la Generalitat, a partir del artículo 150.2 de la Constitución, como le pide el Parlament, y como se debatirá en las próximas semanas en el Congreso.

Pero el gobierno catalán considera que puede convocar la consulta a través del artículo 122 del Estatut, que permite la organización de “consultas”. Para ello, el Parlament tramita una ley catalana de consultas, basándose en el Estatut –esa parte no fue invalidada por el Tribunal Constitucional—que permitirá, por lo menos, convocar esa consulta para el mismo 9 de noviembre.

Con ello, a Artur Mas nadie le podrá recriminar –desde el bando nacionalista—que no hizo todo lo que pudo para convocar un referéndum.

El pueblo catalán será llamado a consulta


Y Mas lo ha explicitado: “Aunque las instituciones del Estado no quieran sentarse en la mesa, no quieran negociar ni llegar a acuerdos y no nos quieran transferir la competencia para organizar el referéndum, el pueblo catalán será igualmente llamado a esta consulta", aseguró desde Vilassar de Mar.

Mas querría llegar a un acuerdo con Mariano Rajoy, pero está comprobando que será imposible. Con esa ley de consultas catalana, se podría conocer la posición de los catalanes, sin ser vinculante. "A través de las leyes catalanas propias que, a través del Parlament, sirvan para hacer una consulta, aunque no sea un referéndum. Al fin y al cabo, con una consulta popular también sabremos la opinión de los catalanes”, afirmó, dando por hecho que acabará optando por esa opción.

Elecciones anticipadas


La previsión es realizar esa convocatoria a mediados del mes de septiembre, y publicar en el DOG al día siguiente que los catalanes serán llamados a una consulta de carácter soberanista para el 9 de noviembre. El Gobierno recurrirá el decreto de convocatoria, lo llevará al Tribunal Constitucional, y éste se deberá pronunciar. En ese intervalo, el Govern de la Generalitat habrá dejado claro su propósito.

Una vez comprobado que tampoco se podrá realizar esa consulta, Mas buscaría con el bloque de partidos favorables al derecho a decidir, el momento adecuado para adelantar las elecciones al Parlament.

Contra el Estado español

Pero, por ahora, la posición es firme. Mas, tras las declaraciones de Rajoy, en las que le espetó a Mas que no vaya “contra el mundo”, el President ha considerado que el Govern de la Generalitat no va contra el mundo sino “contra el Estado español”. “Luchamos contra el Estado español porque no tenemos más remedio”, consideró.

Mas entiende que Rajoy ha ido perdiendo ocasiones. “Lamento que el Gobierno español y Mariano Rajoy estén perdiendo una ocasión de oro para poder sentarnos en una mesa y negociar precisamente a partir de que el Parlament de Catalunya pidiese organizar la consulta”, remachó.

La idea del Govern de la Generalitat es que la primera ocasión perdida fue con la sentencia del Estatut por parte del Constitucional en 2010, y después, con la petición a Rajoy de un pacto fiscal.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad