Mas presiona a Rajoy e incluirá la paga extra de los funcionarios en las cuentas de 2015

stop

HACIA EL 9N

El President, Artur Mas, y el conseller Francesc Homs en el Parlament. | EFE

09 de septiembre de 2014 (14:16 CET)

El Govern de Artur Mas utiliza todas sus armas. A dos días de la Diada del 11 de septiembre, que se quiere exhibir como gran palanca de movilización para forzar que los catalanes puedan votar en la consulta soberanista del 9 de noviembre, el Govern asegura que incluirá la recuperación de la paga extra de los funcionarios en los presupuestos de 2015.

El conseller de Presidència, y portavoz del Ejecutivo catalán, Francesc Homs, ha insistido en que el Gobierno español “incumple” el propio modelo de financiación autonómica, aunque, según él, es del todo “arbitrario” porque no hay un sistema vigente.

Aunque con el modelo de financiación que se acordó en 2009 no se especificaba la obligación de aprobarlo de nuevo cada cinco años –se resolvió que se modificarían las cuestiones que no estuvieran ajustadas, pero no rehacer uno nuevo-- el Govern de Artur Mas cree que ya no hay ninguno en funcionamiento y que el Ejecutivo de Mariano Rajoy se siente libre para traspasar partidas a las comunidades en función de sus intereses.

Sin negociaciones entre CiU y ERC


Y ahora, el gobierno catalán ha decidido que, como ya ocurre con los funcionarios de la Administración Central, los trabajadores públicos de la Generalitat recuperen la paga extra en 2015.

Homs ha asegurado que ya se han iniciado los trámites para elaborar los presupuestos de 2015. Y que el Govern ha pedido al Ejecutivo central las partidas que “estén disponibles, las que toquen” del fondo de competitividad para 2014. Con ello, se pretende aumentar la vía de ingresos para poder elaborar las cuentas del próximo año.

El caso es que, según fuentes del grupo parlamentario de CiU, “no hay nada todavía explorado o acordado” con ERC, que es el grupo parlamentario que le da apoyo al Govern de Artur Mas.

Apoyo a la consulta

Mas tiene la posibilidad de prorrogar los presupuestos para 2015, que podría ser el año de unas elecciones anticipadas al Parlament, una vez el President compruebe que no puede celebrar la consulta del 9 de noviembre.

La decisión, por tanto, de querer recuperar ahora la paga extra supone una presión al Gobierno de Mariano Rajoy, e incentivar a una gran parte de la sociedad catalana a movilizarse en la Diada y a mostrar su apoyo a la consulta soberanista del 9N.

Homs ha insistido en que el Gobierno del PP debería permitir la consulta, porque, en caso contrario, "el compromiso con la democracia sería muy tenue". 


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad