Mas se desata: ''Quieren destruir el PDC y silenciarnos"

stop

El ex presidente catalán se revuelve contra la decisión de la Mesa del Congeso de dejar a su partido sin grupo propio

Artur Mas, expresidente de Cataluña. EFE/Andreu Dalmau

Barcelona, 03 de agosto de 2016 (17:37 CET)

Artur Mas está desatado. Al calor del verano se ha añadido la decisión de la Mesa del Congreso de dejar al Partit Demòcrata Català (PDC) sin grupo propio. Según Mas se trata de la voluntad de lo que los independentistas llaman "Madrid" de "destruir" lo que ha sido Convergència. "Quieren destruir el PDC y silenciarnos", ha asegurado.

En una comparencia junto con la nueva dirección del partido, con Masta Pascal y David Bonheví, y Neus Munté, el ex presidente de la Generalitat ha considerado que existe una operación coordinada del Estado, y de distintas fuerzas políticas españolas con el fin de "destruir" el PDC, que es un "elemento clave para inclinar la balanza a favor de la independencia". La idea de esas mismas fuerzas, a juicio de Mas, es parar el proceso soberanista.


Buscar el cobijo de ERC

La dirección de la ex Convergència se ha reunido este miércoles para analizar la situación en la que queda el partido tras la imposibilidad de crear un grupo propio en el Congreso. Una de las ideas que ha surgido es buscar el cobijo de ERC, y formar un subgrupo, una intentona que los republicanos han asegurado que estudiarán, aunque con un resultado inciero.

Tras la reunión, Mas ha lamentado esa decisión. "Si Cataluña tiene una oportunidad de conseguir su propio Estado, eso pasa por lo que nosotros representamos, somos el elemento clave, quieren eliminar lo que representa la fuerza central soberanista de este país, que decanta la balanza a favor de que el proceso soberanista salga adelante, y han intentado por todos los medios eliminarnos personal y políticamente como formación política. No lo han conseguido y no lo conseguirán", ha sentenciado.

A su juicio en esa operación están todos, desde el PP y el PSOE hasta Podemos y Ciudadanos, porque los cuatro impidieron que Convergència tuviera grupo propio, aunque legalmente no se podía sostener de ninguna manera, al no haber conseguido ni el 15% de los votos en cada una de las circunscripciones, ni el 15% en el conjunto de Cataluna. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad