Mas se escuda en Montoro para no devolver la extra a los funcionarios

stop

EMPLEADOS PÚBLICOS

Funcionarios de la Generalitat se manifiestan ante la sede del departamento de Empresa i Ocupació / EFE

en Barcelona, 06 de noviembre de 2015 (19:06 CET)

Los 200.000 empleados públicos de la Generalitat tendrán que seguir esperando. De la reunión que este viernes han mantenido los sindicatos mayoritarios y el departamento de Governació no ha salido nada, excepto un cabreo todavía mayor de los representantes de los trabajadores, que han tildado de "burla" la propuesta del Govern de Artur Mas.

Ésta consistía en devolver uno sólo de los días de asuntos propios por antigüedad y comenzar a negociar los plazos para recuperar la 'extra' de 2012, pero sin el compromiso de hacerlo este año. Una postura muy alejada de las posiciones de CCOO y UGT, que exigen obtener ya el dinero recortado a los funcionarios en los tres últimos ejercicios (el ejecutivo autonómico ha pactado ya entregar la paga correspondiente a este año).

Según Xesús González, de CCOO, los negociadores del departamento dirigido por Meritxell Borràs se han vuelto a escudar, al igual que hicieron en la reunión del viernes pasado, en la interinidad del actual Govern y en su "responsabilidad" para no hipotecar al nuevo ejecutivo. Desde los sindicatos ha sentado especialmente mal este argumento y recuerdan que el ejecutivo en funciones está haciendo concesiones administrativas que afectarán por varios años a las cuentas públicas.

El control de Montoro

A través de un vídeo difundido por UGT tras el encuentro, Xavier Casas, responsable del área del sindicato, ha acusado a Governació de "importarle más no herir la sensibilidad de Cristobal Montoro" que el funcionariado catalán, en referencia al férreo control que el Ministerio de Hacienda impone sobre el déficit de las comunidades. Según cálculos de los sindicatos, el importe total de las extras pendientes supondría un coste de 1.200 millones de euros para la Generalitat. 

Las reclamaciones de los trabajadores se remontan a julio de este año, cuando el Gobierno de Rajoy anunció la devolución de parte de la paga que les fue suprimida hace ahora tres años. Una medida que, según fuentes presentes en la reunión de este viernes, ha sido tildada de "electoralista" por parte del Govern.

Nuevas plazas

Otra de las reclamaciones de los sindicatos no atendidas por el ejecutivo catalán ha sido la de convocar nuevas plazas para el funcionariado catalán, uno de los colectivos que más ha sufrido los recortes en el gasto público. Desde CCOO recuerdan que alrededor del 20% de los funcionarios de la Generalitat son interinos. Una situación todavía más grave entre el personal laboral del organismo público, con una cifra de temporalidad cercana al 70%.  

Delegados sindicales de ambas formaciones se han manifestado esta mañana ante la sede de Empresa i Ocupació de la Generalitat. Unas movilizaciones que continuarán hasta el viernes de la próxima semana, día previsto para la próxima reunión entre sindicatos y Govern.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad