Los funcionarios exigen a Mas que devuelva ya las extras que les debe

stop

Conflicto laboral

Meritxell Borràs, cuando tomó posesión como consellera de Governació, cuando era presidente Artur Mas.

en Barcelona, 29 de octubre de 2015 (19:12 CET)

Los funcionarios de la Generalitat se han hartado de las "largas" del Govern y este viernes van a exigir a la consejera de Governació, Meritxell Borràs, que urja a los negociadores de la administración catalana a buscar un acuerdo ya para la devolución de, al menos, la paga extra de Navidad de 2012, como ya han hecho buena parte de las administraciones del Estado.

Después de anunciarlo en julio, el Gobierno de Rajoy publicó en septiembre un decreto para la devolución del 75% pendiente de la paga, entre este octubre y enero del año que viene. Esto ha provocado un efecto en cadena y ayuntamientos, diputaciones y varias comunidades autónomas ya han llegado a acuerdos con los funcionarios para la devolución de esta paga.

El efecto se produjo en Cataluña sólo para las administraciones locales. Los funcionarios de la Generalitat llevan desde julio pidiendo convocar la mesa de la función pública para pactar la devolución de la extra, pero ésta todavía no se ha sentado.

Retraso por el 27S

Los tres sindicatos que están en la mesa, UGT, CCOO e IAC, pidieron el 18 de septiembre la reunión, petición que, por reglamento, obligaba al Govern a convocarla. Pero no lo hizo por la proximidad de las elecciones catalanas. Después del 27S, los sindicatos han insistido. La respuesta, según los sindicatos, ha sido que el Govern está en funciones y que no quiere hipotecar al próximo ejecutivo.

Finalmente, la secretaria de Administració i Funció Pública, Meritxell Masó, convocó para este viernes 30 de octubre, aunque lo hizo de palabra. Pero a media semana, desconvocó por motivos de agenda y la pospuso para el próximo viernes, 6 de noviembre.

Ante este nuevo retraso, "intolerable" según los representantes sindicales, UGT, CCOO e IAC han decidido no esperar más y quieren que la consellera, Meritxell Borràs, les reciba este mismo viernes, para que no dilate más las negociaciones.

Dos extras más

Los funcionarios de la Generalitat se sienten doblemente discriminados. No sólo ven como este octubre no se les va a devolver una parte de la extra de Navidad de 2012 y no saben cuándo la van a cobrar, sino que, además, son los únicos a los que se les debe también, íntegras, las pagas de Navidad de 2013 y 2014.

La Generalitat tiene unos 168.000 trabajadores, principalmente funcionarios y personal laboral, aunque hay unos 60.000 empleados más, de trabajadores de empresas públicas, a los que también debe las extras.

En total, las 2,75 extras pendientes a estos cerca de 230.000 funcionarios suman un coste de más de 1.200 millones de euros para las maltrechas arcas de la Generalitat, según cálculos de los sindicatos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad