El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. | EFE-PC

Cristóbal Montoro acecha a los españoles con pisos en Andorra

stop

Andorra cuenta con miles de pisos propiedad de españoles, que no pueden vender ni alquilar porque no han sido regularizados

Barcelona, 26 de agosto de 2017 (05:55 CET)

En Andorra hay miles de pisos propiedad de ciudadanos españoles pendientes de regularización ante el Ministerio de Hacienda. La mayor parte están vacíos. Sus propietarios no se atreven a venderlos ni alquilarlos porque, si lo hacen, las autoridades locales informarán de ello a la Agencia Tributaria española. El importe de la regularización y la sanción correspondientes superaría el valor de mercado de estos inmuebles.

Nadie sabe a ciencia cierta cuantos españoles tienen viviendas en Andorra pendientes de regularizar. Diari d’Andorra apunta que serían 4.000 pisos basándose en fuentes inmobiliarias.

A preguntas de Economía Digital, diversos agentes de la propiedad inmobiliaria señalan que es imposible saberlo porque en aquel país no existe registro de la propiedad ni datos oficiales al respecto. El Colegio Profesional de Agentes y Gestores Inmobiliarios de Andorra (AGIA) ha declinado pronunciarse sobre la situación de los pisos propiedad de españoles que no han sido regularizados.

Desde la entrada en vigor en enero de 2017 del intercambio automático de información fiscal entre España y Andorra, la Agencia Tributaria española tiene acceso a todas las operaciones inmobiliarias que realicen sus nacionales en el pequeño principado, tanto si se trata de ventas como alquileres. La actual normativa obliga a realizar estas operaciones a través de cuentas en bancos andorranos. Precisamente, Andorra informará a España sobre estas cuentas.

Un limbo legal

Un agente de la propiedad inmobiliaria explica que estos propietarios españoles se encuentran en un “limbo” legal. Ahora no pueden vender sus pisos sin que se entere el ministerio de Cristóbal Montoro. Tampoco pueden alquilarlos, ni siquiera donarlos. Un cambio de titular debe efectuarse a través de un notario y, de ello, también se informaría a las autoridades fiscales españolas.

Ante esta situación, centenares de españoles han optado por mantener vacías estas viviendas. Alquilarlas en negro sería muy arriesgado además de ilegal. Si los inquilinos no pagasen el alquiler no habría forma de echarlos.

España puede pedir más datos

Los propietarios deberán continuar pagando los gastos de mantenimientos y los impuestos correspondientes que exige la administración andorrana. Aunque el pago de estos impuestos también se vehicule a través de cuentas bancarias, las autoridades andorranas no informarán a España porque estos datos no están incluidos en el intercambio automático de información fiscal.

No obstante, un agente inmobiliario advierte de que, aunque por ahora no están incluidos, Montoro puede acabar enterándose: la Agencia Tributaria española puede pedir en un futuro datos grupales de los nacionales que pagan impuestos inmobiliarios en Andorra.

Pisos no declarados en Andorra: ahora no se pueden vender ni alquilar sin que Montoro se entere

El acuerdo de intercambio automático de información fiscal tiene una grieta por la que pueden escaparse algunos propietarios españoles si tramitan la residencia pasiva en Andorra. Para ello deberán acreditar que residen durante más de 90 días al año en Andorra y que han efectuado una inversión en el país de más de 400.000 euros, que puede ser en cuentas, acciones o en bienes inmobiliarios.

Andorra excluye a los residentes pasivos del intercambio automático de información con España. Muchos pocos se han acogido a esta fórmula. Las fuentes inmobiliarias consultadas aseguran que son casos “anecdóticos”.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad