Multa millonaria contra el monopolio en los servicios funerarios en Cataluña

stop

Competencia impone una sanción de 1,7 millones al ayuntamiento de Hospitalet, los hospitales públicos Bellvitge y Oncológico, y la funeraria Àltima, que se beneficiaba de todos los contratos

Josep Ventura, director general de Àltima, y el hospital público Bellvitge

en Barcelona, 14 de febrero de 2015 (10:34 CET)

Golpe contra el monopolio funerario en el ayuntamiento barcelonés de Hospitalet de Llobregat. La Autoridad Catalana de la Competencia ha impuesto una multa de 1,7 millones de euros que tendrán que pagar conjuntamente las arcas municipales, dos hospitales públicos –el Bellvitge y el Oncológico-- y la funeraria Àltima.

Esta última sería la beneficiada de una práctica monopolística mediante la cual recibía todos los servicios funerarios en el Municipio a pesar de tratarse de un mercado liberalizado desde hace ya casi dos décadas.

La trama

La resolución de Competencia indica que la funeraria, una de las más grandes en el sector, recibió el 90% de los servicios funerarios entre 2009 y 2013 de los dos hospitales de referencia en Cataluña. El Ayuntamiento de Hospitalet, por su parte, ingresava el 12% de estos servicios. La trama se completa con los fondos que la propia funeraria Àltima aportaba al Hospital Bellvitge para investigación, 80.000 euros al año.

Esta práctica perjudicaba en última instancia a los ciudadanos, ya que la diferencia de tarifas entre empresas puede llegar a duplicar el coste del servicio. Tanto la funeraria como el Consistorio han anunciado que presentarán un recurso contra la sanción, que se produce después de que otra funeraria de Sant Sadurní d'Anoia presentara una denuncia contra el Bellvitge en 2011. Acusaba al hospital de negarse a entregarle un difunto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad