O'Leary aprieta a la Generalitat: 15 millones, o Ryanair se va

stop

NO RENOVARÁ

Michael O'Leary consejero delegado de Ryanair

29 de junio de 2011 (13:29 CET)

No hay tijeretazo que valga para Michael O´Leary, presidente de Ryanair, que parece no darse por aludido del panorama generalizado de recortes que dibujan los próximos presupuestos de la Generalitat de Catalunya. Tanto es así, que ha lanzado un nuevo órdago a la Administración catalana exigiendo la friolera de 15 millones de euros por cada 3 millones de pasajeros aportados al aeropuerto de Vilobí d'Onyar a cambio de la permanencia de la low cost en Girona.

Las exigencias de O'Leary, que hace unas semanas chantajeó por carta al ministro de Industria, son inalcanzables para las autoridades catalanas, informa La Vanguardia. Cabe recordar, además, que el departamento de Territori, dirigido por Lluís Rocoder y desde donde emanaría buena parte de la hipotética subvención, sufre el mayor recorte presupuestario. Dispondrá del 76% de los recursos de 2010 que se destinarán en su mayor parte al pago de las obras ya en ejecución.

Generalitat y Ryanair negociaban la renovación del actual contrato que ata a la aerolínea de bajo coste --la que acumula más reclamaciones por los consumidores y multas de las administraciones en España en lo que va de año-- al aeropuerto de Girona hasta finales de 2011. La renovación se planteaba a partir de las cifras comprometidas por el tripartito: 7,5 millones de euros por 4 millones de pasajeros anuales.

Recoder habría ofrecido además la creación de una escuela de tripulantes y, según el diario catalán, la cesión de unos terrenos cercanos al aeródromo para la construcción y explotación por Ryanair de un hotel. Sobre la mesa, y según esas informaciones periodísticas, estaba también la posibilidad de que la compañía participase en la gestión conjunta de un hangar de mantenimiento.

Probable llamada al orden

Ahora las negociaciones se dan por prácticamente rotas y aunque la postura de la Generalitat respecto a Ryanair se ha regido por el diálogo discreto, el Consejero catalán barajaría la posibilidad de pasar a la acción. La Generalitat denunciaría el incumplimiento del contrato de promoción del aeropuerto de Reus, donde O'Leary no ha alcanzado el mínimo de vuelos exigidos. Si Ryanair persiste en los 15 millones, se acabará el buenismo.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad