Casado, con barba, saluda al líder de Cs en la comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, antes de la toma de posesión de Díaz Ayuso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Pablo Casado reaparece con guiños a Albert Rivera

stop

El líder del PP ofrece a Ciudadanos una alianza puntual preservando las siglas de los partidos en caso de repetición electoral

Economía Digital

Casado, con barba, saluda al líder de Cs en la comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, antes de la toma de posesión de Díaz Ayuso. EFE/Juan Carlos Hidalgo

Barcelona, 19 de agosto de 2019 (16:39 CET)

El líder del PP, Pablo Casado, reapareció este lunes haciendo guiños a Cs y su jefe de filas, Albert Rivera y exhibiendo su nueva identidad de pretendido reunificador de la derecha. Casado, tras dos semanas sin apenas presencia pública, aprovechó la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso como presidenta de la Comunidad de Madrid para insisitr en su idea de reunificar el centroderecha, en virtud de la cual los populares han registrado la marca España Suma y 16 variantes del nombre en clave autonómica. El modelo, claro, es el de Navarra Suma, la coalición con la que el PP y Cs unieron fuerzas el 28 de abril.

Casado, que puso al gobierno de Madrid como ejemplo de lo que el PP haría si llegara a la Moncloa, insistió en que "el centroderecha, si quiere ganar, tiene que ir unido", pese al portazo con el que los de Rivera han recibido la propuesta.

De todos modos, el presidente del PP subrayó que, en caso de que Pedro Sánchez no consiguiera salir investido presidente del Gobierno en septiembre y en consecuencia se llegara a una repetición electoral, su propuesta de alianza no supondría que PP ni Cs perdieran sus siglas, su personalidad, su trayectoria, su programa o sus equipos. El planteamiento, explicó, consistiría en establecer "una plataforma electoral para un momento puntual" en el que España "se la juega a nivel económico, territorial e internacional".

En declaraciones recogidas por EFE, Casado trató de buscar complicidades con el partido naranja, subrayando que la propuesta no es "un desafío a ninguna formación política". Insistió en que, en caso de nuevas elecciones, "lo inteligente" sería buscar "algún tipo de alianza electoral, acuerdo o estrategia" conjunta para evitar la fragmentación del voto, pero admitió que es cosa de Cs decidir "si considera que es algo compatible con su programa y estrategias electorales". 

Casado, sin contactos con Sánchez

El líder de los populares lanzó otro guiño a Rivera cuando defendió su postura de mantener el no firme a la investidura de Sánchez. Para Casado, Rivera tiene "toda la razón" porque el PSOE no le ha ofrecido "absolutamente nada" para negociar.

Casado también explicó que no ha tenido ningún contacto este agosto con el presidente en funciones, pero que si este le llama a una reunión acudirá "encantado, como siempre", aunque dejó claro que en ningún caso le dará su apoyo porque socialistas y populares tienen proyectos pollíticos "diametralmente opuestos".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad