Pedro Sánchez defiende la reforma de la Constitución como la asignatura pendiente

stop

DEBATE DEL ESTADO DE LA NACIÓN

Pedro Sánchez en una imagen reciente en el Congreso

Madrid, 24 de febrero de 2015 (16:53 CET)

El líder del partido socialista, Pedro Sánchez, ha debutado en el debate del estado de la nación con un discurso radical y duro en el que ha acusado al presidente del Gobierno de dar una versión falsa de la realidad, a la vez que defendió el proyecto de reforma de la Constitución para permitir que las estructuras del país se adapte a la realidad. El conflicto con Cataluña, según dijo, es una demostración de ese desajuste.

Pese a reconocer que la macroeconomía española da síntomas de mejoría, Sánchez no reconoce ningún mérito al Gobierno de Mariano Rajoy, sino todo lo contrario. Sánchez asegura que los mejores datos macroeconómicos se han producido a pesar de las medidas adoptadas durante el Gobierno del Partido Popular.

Mejoría externa

"Mejoran los datos que no dependen del Gobierno. Han bajado los precios del petróleo, se ha devaluado el euro y ha habido medidas de estímulo del Banco Central Europeo (BCE)", ha explicado Sánchez. "Hay crecimiento pero es inferior al de Portugal, Reino Unido o Suecia", agregó el aspirante a la presidencia del Gobierno.

Sánchez remarcó que, contrario a esos datos, todos los precios que dependen del Gobierno han subido como los precios de los medicamentos y los precios del gas y la electricidad. "Usted le sale muy caro a los españoles", espetó Sánchez.

La polémica del rescate

Sánchez, con tono duro y seguro, quiso iniciar su discurso asegurando que España fue rescatada durante el gobierno de Rajoy. Y para ello, mostró portadas de El País, El Mundo y del Financial Times. Se refería Sánchez a las ayudas europeas aportadas para salvar la banca, una medida que, en palabras cinematográficas del portavoz socialista, sólo se aplicó para "salvar al soldado Rato".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad