El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibió este jueves severos advertencias de Felipe González y de Rodríguez Ibarra

Pedro Sánchez enfurece a la vieja guardia del PSOE

stop

Embestida de Felipe González contra Sánchez: censura la aproximación a ERC, ridiculiza su pacto con Iglesias y advierte que las bases del PSOE deben hablar

Marcos Pardeiro

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, recibió este jueves severos advertencias de Felipe González y de Rodríguez Ibarra

Barcelona, 15 de noviembre de 2019 (01:00 CET)

Pedro Sánchez ha conseguido poner en alerta a la vieja guardia del PSOE con su pacto con Podemos y, sobre todo, con las aproximaciones que está realizando a ERC. Las maniobras del presidente en funciones desesperan a dirigentes históricos del PSOE, que no entienden que Sánchez vuelva sobre sus pasos y busque la estabilidad del gobierno en formaciones independentistas.

De todas las voces autorizadas del PSOE, ninguna como la de Felipe González, que se ha apresurado a salir al paso de los planes de Sánchez para frenar esta deriva. Entiende el expresidente del Gobierno que no se puede dejar el rumbo de España en manos de quien la quiere descomponer y puso sobre aviso a Sánchez. "Nunca aceptaré romper las reglas de convivencia y de igualdad entre españoles. Yo nunca pasaré por eso", afirmó, tajante, González en un acto organizado por su fundación este jueves.

Las palabras del expresidente del Gobierno suponen un severo revés para Sánchez. No sólo son un misil contra la negociación con ERC, sino que también suponen un inequívoco aviso sobre la actitud que va a mantener respecto a un gobierno sostenido por ERC.

González, enormemente distanciado de las praxis política de Sánchez, usó algunos rodeos para censurar el derecho a la autodeterminación que puede encerrar un pacto con ERC: "Si en virtud de los acuerdos, resulta que hay unas partes que tienen unos derechos fuera del paquete de ciudadanía que no tienen otros españoles, eso yo nunca lo aceptaría".

Sánchez y el "paquete de ciudadanía"

Sobra decir que el "paquete de ciudadanía" es un sinónimo de los derechos de los españoles, pero a González, incorregible, siempre le gustó llamar las cosas a su manera. ¿Cuántas veces ha usado, si no, el concepto de "espacio público" para referirse a España?

El caso es que el expresidente del Gobierno no comparte apenas nada con Sánchez. Y no sólo respecto al frívolo acercamiento a Esquerra, sino también al guion que ha seguido el acuerdo con Podemos. Sin entrar a valorar los detalles de un documento que no pasa de ser una vaga declaración de intenciones, González ridiculizó que PSOE y Podemos hayan filtrado ya los nombres de los tres vicepresidentes de su coalición. "Esto es como darle un cargo a Juanito y así Juanito critica menos", dijo.

El tono de González explica por sí sola la opinión que le merece Pedro Sánchez. Pero siempre hay despistados que podrían pensar que el expresidente del Gobierno pretende ser paternalista con uno de sus presuntos herederos. En realidad, no. "No se construye una casa desde el tejado", afirmó para dejar claro su contrariedad respecto al reparto de cargos.

De González a Rodríguez Ibarra

El expresidente del Gobierno remató su embestida contra Sánchez con dos mensajes más, ninguno de ellos menor. El primero, manifestando su apuesta por un entendimiento de izquierda a derecha en "asuntos tranversales" —González y sus rodeos— y el segundo desvelando, sin pudor alguno, que ni siquiera ha llegado a felicitar al líder del PSOE por su victoria electoral. 

Nada de todo lo dicho por el expresidente puede pasar por alto a Sánchez porque el líder del PSOE estará obligado, en un momento u otro, a que las bases de su partido ratifiquen sus acuerdos. Y ahí González ya avanzó que piensa decir la suya. Es decir, que ése puede ser el día de la rebelión contra Sánchez. "Cuando tenga elementos suficientes me voy a pronunciar, además creo que hay una consulta a militantes y tengo el derecho a ser consultado", advirtió.

Por si no fuera poco, otro dirigente de la vieja guardia reapareció para repetir su mensaje de hace tres años. "Si se forma gobierno con Podemos, ERC y los independentistas que sean, me iré del PSOE", dijo, abrupto, el expresidente de Extremadura Juan Carlos Rodríguez Ibarra a la entrada del mismo acto en la Fundación Felipe González.

No necesitaba añadir mucho más Ibarra porque unas horas antes ya dejó publicado en el Diario de Sevilla que él es partidario de un acuerdo entre PSOE y PP porque Podemos "no es fiable". Pidió, eso sí, que el Partido Popular que abandone su «herencia fraguista» y rompa sus acuerdos con Vox en gobiernos locales y autonómicos.

 

 

 

Hemeroteca

PSOE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad