Pilar Rahola llama "vomitivo, indecente y repugnante" a Gregorio Morán

stop

Guerra entre los columnistas de 'La Vanguardia' por cuenta del manifiesto que quiere que el catalán sea la única lengua oficial

Pilar Rahola (der.), acompañada de la periodista de Karmele Marchante, en la última Diada / EFE

Barcelona, 12 de abril de 2016 (12:18 CET)

Guerra entre los columnistas estrella de La Vanguardia. Pilar Rahola califica en su artículo de este martes a Gregorio Morán de "vomitivo, indecente y repugnante". Es la respuesta de la biógrafa de Artur Mas a la columna que Morán publicó el sábado defendiendo el castellano.

La trifulca tiene su origen en el manifiesto Koiné, un documento firmado por varios sociolingüistas en el que se invita a que el catalán sea la única lengua oficial en caso de que Cataluña alcance la independencia. Estos expertos creen que el catalán corre el riesgo de desaparecer aplastado por la presión del castellano.

Tintes "reaccionarios y fascistas"

Pero lo que destacaba Morán en su artículo, titulado El neofascismo lingüístico, son los tintes "reaccionarios y racistas" del manifiesto Koiné que "denuncia a la inmigración obrera de los años cincuenta y sesenta como 'instrumento del franquismo para la colonización lingüística'".

Para Morán, esta reflexión "constituye la ofensa y la calumnia más desaforada de unos académicos paniaguados del poder". El escritor se sorprende de que haya 280 especialistas –los firmantes del manifiesto- en lingüística y recuerda que en la Feria literaria de Frankfurt, la representación catalana "superó a cualquier país del orbe, eran más de cien".

"Neofascistas sin conciencia de serlo"

El periodista, conocido por su militancia en la izquierda, se declara "impresionado" por el hecho de que "la Universidad de Girona tiene más profesores de catalán que alumnos de lingüística catalana" y concluye que los firmantes del Koiné son "unos neofascistas sin conciencia de serlo".

Con este artículo, Morán se sumaba a la tesis que el líder de Catalunya sí que es pot en el Parlament, Lluís Rabell, expresó el miércoles durante la sesión de control al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. Rabell acusó a los firmantes del manifiesto de "racistas" e intento, sin éxito, que Puigdemont condenase su contenido.

La intervención del líder de la izquierda alternativa en el Parlament fue tan contundente que incluso el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, le felicitó por su pregunta, algo insólito en este tipo de sesiones.

"Tan vomitivo que duele mentarlo"

Rahola ha reaccionado este martes a todo eso, molesta por el hecho de que la izquierda se haya apuntado a un carro que los independentistas tratan de reservar para la derecha española más reaccionaria: el de la defensa del castellano.

"Algunos artículos [como el de Morán] han sido tan vomitivos que duele mentarlos, pero en conclusión, unos y otros, venidos de la orilla derecha o de la izquierda han sacado la artillería mayor", asegura la escritora en su columna de La Vanguardia.

"Incapaces de hablar una sola palabra de catalán"

"En pleno proceso de independencia, resulta que debatir sobre la oficialidad del catalán es fascista. Al tiempo es democrático, tolerante, progre y civilizado atacar el catalán por todos los flancos, no sea que el castellano deje de ser una lengua víctima", añade con ironía.

"Si no fuera indecente, sería repugnante (…) indecente que lo hagan los mismos que han sido incapaces de hablar una sola palabra de catalán en toda su vida en Cataluña", concluye.             
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad