Podemos y el PP siguen cayendo en la intención de voto

stop

En caso de haber nuevas elecciones Ciudadanos subiría en 10 escaños, por lo que un acuerdo de centroderecha sería más factible. En tanto, el PSOE tendría un leve incremento con 3 diputados más

Pablo Iglesias, Pedro Sánchez, Mariano Rajoy y Albert Rivera.

en Barcelona, 21 de febrero de 2016 (10:55 CET)

Quizás no sea tan mala idea ir a elecciones, estarían pensando en algunos despachos del Partido Popular. La encuesta que Sigma Dos ha realizado, y que este domingo ha publicado El Mundo, muestra que el PP bajaría de 123 a 119 diputados, pero gracias al crecimiento de Ciudadanos de 40 a 50 diputados, una alianza de centroderecha sería más realista.

Es que entre ambas fuerzas sumarían 169 escaños, apenas a 7 de distancia de la mayoría absoluta. Un acuerdo con los 6 legisladores del PNV –que ya pactó con el PSOE- dejaría la investidura a un palmo.

La confrontación pasa factura a Iglesias

La estrategia de conciliación y abierta a acuerdos les han rendido buenos resultados a Pedro Sánchez (aunque el crecimiento sería más modesto: de 90 a 93 diputados) y sobre todo a Albert Rivera; pero a quien no le beneficia la actitud confrontativa y chulesca es a Pablo Iglesias, que lleva a una pérdida de 9 diputados en la intención de voto: de los 69 obtenidos en diciembre, ahora lograría 60 escaños. Inclusive, la fuga de votos podemitas ayudaría a Izquierda Unida, que tendría un tercer legislador de sus fuerzas.

Con estos números, se diluye un escenario de Gobierno entre PSOE y Podemos, porque aunque puedan sumar a IU, en total los tres partidos llegarían a 156 escaños. La distancia de 20 legisladores parece insalvable.

Cuidado con el desgaste

Pero también cabe tener en cuenta que esta es una encuesta a dos meses de las últimas elecciones, y si hay que concurrir de nuevo a las urnas, se presentan cuatro meses de campaña donde el desgaste de los candidatos es más acelerado, y estas tendencias de voto pueden ir en aumento.

Por ejemplo, a Rajoy le ha pasado factura la negativa a asumir la investidura propuesta por el rey Felipe VI: el 60,4% califica como negativa la actuación del PP tras las elecciones. También Podemos tiene números rojos en la conducta: el 56,6% dice que tuvo una gestión mala tras los comicios, aunque el PSOE, con el 51,5% de valoración negativa, tampoco está tan lejos.

Los que quedan mejor parados son los de Ciudadanos: el 33,3% opina que sus actuaciones de negociación han sido "regulares", y el 32,9% que fueron "buenas a muy buenas".

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad