El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en la cumbre ibérica con Portugal / EFE

PSOE y Podemos vuelven a dividirse en el Congreso por las injurias al Rey

stop

El PSOE impide con su voto que se eliminen del Código Penal las injurias al monarca y los ultrajes a España, tal y como pedían Podemos y los soberanistas

Madrid, 27 de octubre de 2020 (19:49 CET)

El Gobierno de coalición ha vuelto a dejar en evidencia en el Congreso su división en torno a la figura del Rey.

La propuesta de ERC eliminar del Código Penal las injurias al monarca y los ultrajes a España tenía el respaldo de Podemos y de todas las formaciones soberanistas. Pero estas fuerzas se estrellaron contra un frente poco habitual, el conformado por PSOE, PP, Vox y Ciudadanos, que evitaron la despenalización de estas acciones.

La formación de Pablo Iglesias tendió la mano a los independentistas y nacionalistas para “coincidir en un horizonte republicano”, como así explicó el portavoz del grupo de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens.

“Tenemos discrepancias, pero esperamos que podamos coincidir en el horizonte republicano porque sabemos que tienen alma republicana", dijo Asens mirando a ERC.

Los republicanos defendieron su propuesta esgrimiendo, entre otras convicciones, que “los actuales delitos tienen un único objetivo: la persecución de la disidencia política”, según la diputada de ERC, Carolina Telechea. “Queremos dejar de ser súbditos para pasar a ser ciudadanos de una república catalana”, añadió su compañera Marta Rosique.

ERC ve una persecución a la disidencia política

ERC calentó el ambiente en la Cámara Baja cuando señaló que “el Estado debe superar censuras que tipifican como delitos la quema de banderas o la injuria a la Corona" acogiéndose, explicaron, a la Declaración Universal de los Derechos Humanos o al Convenio para la Protección de los Derechos Humanos y de las Libertades Fundamentales.

El diputado del PP, Eloy Suárez Lamata, fue de los pocos en echarse las manos a la cabeza asegurando que "ustedes no son antimonárquicos, ustedes son antiespañoles".

El popular desveló que cambió su discurso a última hora, tras encontrarse con un ciudadanos que le preguntó por qué no hablaban de asuntos que preocupan en la calle.

"Viven de montar numeritos quemando banderas y fotografías del Rey", incidió para llegar a pensar que "al final el escudo social ha resultado tener un agujero por el que se cuela todo. El diputado consideró "insultante" para los españoles que el Congreso se ocupe de este tema "con la que está cayendo" por la pandemia de coronavirus.

 “¿Dónde está el PSOE?”

Los republicanos no entraron en el cuerpo a cuerpo e insistieron: “La cuestión es: ¿Dónde está el PSOE?”, preguntó Telechea mirando a la bancada socialista. Los republicanos eran conscientes de que sin los votos de los de Sánchez poco podían hacer.

Con su socio de gobierno a favor de que saliera gratis insultar al Rey, los socialistas siguieron marcando la monarquía como línea roja y defendieron la penalización de la quema de imágenes de Sus Majestades.

"No es el momento abrir el debate sobre la despenalización, porque supone distraer y situarlo en el ámbito de la demagogia y provoca interpretaciones indeseadas", declaró la diputada del PSOE, Isaura Leal.

La socialista aseguró que la propuesta de ERC pretende “debilitar las instituciones del Estado” e insistió en que este asunto “requiere un profundo debate y un consenso básico que no concurre en este momento".

Los socialistas vuelven a dejar claro que la Monarquía no se toca, como ya ha sucedido en anteriores ocasiones donde el propio Sánchez ha tenido que dar un ‘toque’ a su vicepresidente segundo sobre la figura del monarca y su responsabilidad como miembro del Gobierno.

Una de cal y otra de arena

Los independentistas están recibiendo estos días ‘una de cal y otra de arena’ por parte del Gobierno de coalición. Si los socialistas les impiden despenalizar las injurias a la Corona, Unidas Podemos busca facilitar su voto favorable o al menos la abstención a los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

La estrategia de ‘poli bueno’ y ‘poli malo’ del Gobierno de coalición parece que funciona con ERC. Los republicanos vieron este martes con buenos ojos que los de Sánchez cediesen a las pretensiones de Podemos para regular el precio de los alquileres.

El sentido del voto todavía no está decidido por ERC pero sí esperan atentos a que el Gobierno les muestre papeles donde quede acreditado que han tenido en cuenta sus reivindicaciones. Su portavoz, Gabriel Rufián, sigue poniendo como única línea infranqueable que el Ejecutivo no añada a Ciudadanos como socio.

Desde ERC insisten en que las conversaciones se mantienen y ven a los socialistas “con buena disposición” para que salgan las cuentas con los socios de investidura. Este miércoles el Gobierno registrará el Anteproyecto en la Cámara Baja y explicará mejor las líneas que han seguido a la hora de elaborar el borrador.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad