Puigdemont lanzará una campaña a favor de un referéndum pactado

stop

El presidente de la Generalitat pone sobre la mesa una vía negociada para atraer al partido de Ada Colau, que pide que no se pongan plazos

J. M. C.

En primera fila, Ada Colau, Carme Forcadell, Carles Puigdemont, Marta Pascal, Artur Mas y Núria de Gispert, antes de empezar la cumbre independentista. / TONI ALBIR / EFE
En primera fila, Ada Colau, Carme Forcadell, Carles Puigdemont, Marta Pascal, Artur Mas y Núria de Gispert, antes de empezar la cumbre independentista. / TONI ALBIR / EFE

Barcelona, 23 de diciembre de 2016 (20:55 CET)

El Pacto Nacional por el Derecho a Decidir se ha transformado en el Pacto Nacional por el Referéndum. Y precisamente para un referéndum pactado con el Estado. Carles Puigdemont ha constituido este último instrumento, que este viernes se reunió por primera vez, para dar visibilidad a los partidarios de la consulta y, especialmente, para atraer al partido de la alcaldesa Ada Colau.  

Fuentes del entorno de Carles Puigdemont y de Oriol Junqueras confirman que el gran "éxito" de la cumbre es la presencia de Colau porque así se "visualiza" que la izquierda que representa también está con los partidarios del referéndum, aunque sea pactado. Incluso se trasladó esta reunión a la tarde porque, por la mañana, la alcaldesa tenía el pleno municipal de los presupuestos.  

Puigdemont propone, en primer lugar, negociar un referéndum pactado con el Estado, tal como le exigen Barcelona en Comú, y si no funciona, encarar la vía unilateral. Ahora iniciaran una campaña informativa para buscar adhesiones en el resto de España y por todo el mundo. De todas formas, sigue empeñado en convocarlo antes de septiembre del próximo año. En cambio, Colau exigió calma y que "no se fijen plazos" para evitar que fracase.  

En la intervención más esperada, Colau advirtió que "otro 9-N no sería un referéndum", en referencia a la consulta del 9 de noviembre de 2014, que se celebró pese a la prohibición del Tribunal Constitucional. La alcaldesa subrayó que están a favor del referéndum acordado, que no podrá parar ningún tribunal ni ningún gobierno. No obstante, reclamó que ninguna formación política intente instrumentalizar este proceso en su favor ni tampoco precipitarlo.  

Fachin ofrece la colaboración de Podemos

Albano Dante Fachin, secretario general de Podemos en Cataluña, celebró que se apueste por una campaña a favor de un referéndum pactado, hecho que calificó de "cambio de tendencia". Recordó que Podemos es una formación implantada en toda España que apoya una consulta pactada.  

Lluís Rabell, presidente de Catalunya Sí que es pot, defiende un referéndum pactado. Descarta una vía unilateral, un "tirar pel dret" (un atajo), porque en su opinión no es viable ni suma una mayoría social.  

Los dirigentes de la CUP consideran que cualquier intento de buscar un acuerdo con el gobierno central está condenado al fracaso y que no existe otra alternativa que la vía unilateral. No obstante, evitaron el choque con los planteamientos de Puigdemont. Antes de iniciarse la cumbre, la diputada Anna Gabriel celebró la presencia de Colau y de sus seguidores, aunque apuesten por buscar el acuerdo con el Estado. Auguró que "cuando se ratifique que la vía pactada no tiene recorrido esperamos que nos acompañen" en la vía unilateral.  

Presencia de sindicatos y patronales

En la cumbre participaron unas ochenta personas, la mayoría en representación de entidades sociales. Han asistido los dirigentes de los principales sindicatos catalanes –Joan Carles Gallego, de CC.OO, y Camil Ros, de la UGT-, pero algunas patronales no han enviado representación, como Foment, y otras a sus números dos. Este es el caso de CECOT y PIMEC.   

El Pacto Nacional por el Referéndum está dirigido por una nueva estructura transversal, integrada por históricos dirigentes independentistas de trayectorias muy diversas encabezados por Joan Ignasi Elena, ex diputado del PSC que abandonó este partido. Los otros miembros de este grupo de coordinación son Itziar González, ex concejal socialista de Barcelona que también dejó esta formación; Maite Arqué, ex alcaldesa socialista de Badalona; Jaume Bosch y Francesc Pané, ex dirigentes de ICV; Carme Porta, ex diputada de ERC; Francesc Dalmases, militante del PDECat y Carme Laura Gil, ex consejera de los gobiernos de Jordi Pujol.  

Tal como ocurría con el Pacto Nacional para el Derecho a Decidir, este nuevo pacto para que se convoque un referéndum –en principio, pactado- sigue sustentándose sobre tres dirigentes de la Generalitat: Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Raül Romeva.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad