Puigdemont usa el Círculo de Economía en su guerra con Junqueras

stop

El presidente de la Generalitat asegura que reducirá la presión fiscal a las rentas bajas sin subirla a las altas, extremo que defiende su vicepresidente

Carles Puigdemont y Anton Costas en las jornadas del Círculo de Economía / XA

Sitges, 26 de mayo de 2016 (18:05 CET)

Carles Puigdemont debutaba este jueves como presidente de la Generalitat en las Jornadas del Círculo de Economía, la gran cita anual del empresariado catalán. Con algo menos de audiencia de la que solía tener Artur Mas, Puigdemont ha aprovechado para hacer su primer gran anuncio en materia fiscal: una rebaja del IRPF con especial énfasis en las rentas bajas.  

Así, se avanza a Oriol Junqueras, su vicepresidente económico, que lanzó la propuesta pero se desdijo después de matizar que, si se bajaba el impuesto sobre las rentas bajas, se subiría para las altas.  

Puigdemont ha iniciado su discurso ante los empresarios argumentando que Cataluña vive una mejora económica: crecimiento del PIB, más inversión internacional y auge moderado del empleo. Por ello, el Govern tiene margen para una rebaja fiscal.  

"Los catalanes pagan demasiados impuestos"

Este descuento será del IRPF, ha avanzado Puigdemont, ya que "los catalanes pagan demasiados impuestos y un IRPF más alto que la media de los españoles, sobre todo las rentas más bajas, y por ellas empezaremos". "Ha llegado la hora de aligerar las cargas fiscales de los catalanes", ha añadido.  

Sin concretar de cuánto será la rebaja ni para qué tramos –sólo ha dicho que la notarían más las rentas más bajas y que no se subirá el IRPF a las rentas altas–, ha asegurado que no afectará a las arcas de la Generalitat hasta 2019, cuando prevé que su situación haya mejorado considerablemente. 

Pide la mejora de la financiación

A pesar de la mejora de la economía y de la situación presupuestaria de Cataluña, Puigdemont ha pedido un nuevo modelo de financiación autonómica: "Tenemos un muy mal modelo de financiación. Aun así, el Gobierno se niega a cambiar este modelo caducado hace dos años".

El actual Govern de la Generalitat trabaja para la independencia, por lo que hasta ahora no había pedido con este ímpetu una nueva financiación autonómica. Puigdemont ha aclarado que Cataluña "no quiere liderar otro modelo de financiación, pero mientras nuestra financiación dependa del modelo, tenemos que defender nuestros intereses".

El presidente autonómico ha asegurado que en 2014, el déficit fiscal catalán fue de 14.600 millones de euros, el 7,5% del PIB.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad