Torra, este miércoles en el Parlament. EFE/Alberto Estévez

Quim Torra recibe otro plantón en su cumbre de partidos

stop

La CUP vuelve a desmarcarse de la estrategia de la Generalitat y anuncia que no participará de la mesa de partidos, de la que el PP también se ha borrado

Barcelona, 07 de noviembre de 2018 (14:02 CET)

La CUP ha certificado este martes que no asistirá a la cumbre de partidos convocada por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el próximo 16 de noviembre, y con la que se pretende dar el pistoletazo de salida a una mesa estable para el diálogo entre partidos catalanes sobre la situación política.

"No vamos a sentarnos en una mesa para cerrar en un despacho por arriba lo que pide desde abajo" la ciudadanía de Cataluña, zanjó la cupera Natàlia Sànchez durante su turno de réplica a la comparecencia de Torra en el pleno que se celebra en el Parlament desde este miércoles y hasta el próximo viernes.

La CUP, escéptica ante Torra

Este mismo miércoles, el también diputado de la CUP Carles Riera insistió en su escepticismo respecto de la supuesta voluntad rupturista del ejecutivo de Torra, al que reprochó que, más allá de gesticulaciones y declaraciones flamígeras, limite su respuesta a los escritos de acusación de la fiscalía y la Abogacía del Estado en la causa del 1-O al portazo a los presupuestos presentados por el gobierno de Pedro Sánchez.

La CUP no es la primera formación que confirma que no asistirá a la cumbre prevista para el viernes de la semana que viene. El mismo día que el presidente catalán anunció la cita, el PP ya descartó su participación.

Contrapropuesta de Cs

Cs, por su parte, tampoco está por la labor, aunque aún no se ha descartado. Los de Inés Arrimadas han presentado una contrapropuesta: celebrar un pleno monográfico sobre las mismas cuestiones para "hablar del futuro de Cataluña" en el Parlament, que pueda ser seguido "con transparencia" y en el que Torra, que este mismo miércoles rechazó replicar a la oposición tras la comparecencia con la que abrió la sesión a petición propia, acepte debatir con todos los presidentes de los grupos de la cámara.

La mesa de partidos cuyo arranque situó Torra el 16-N fue una petición del PSC que el Parlament aprobó el pasado mes de julio. La semana pasada, la consellera de Presidència y portavoz del gobierno catalán Elsa Artadi, volvió a hacer un llamamiento a todos los partidos y consideró que no asistir a la reunión sería "una muestra de falta de voluntad de diálogo". 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad