Rajoy busca con Mas mantener "la unión de España"

stop

DERECHO A DECIDIR

06 de septiembre de 2013 (16:31 CET)

Al President Artur Mas le gustan las reuniones privadas. Con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantiene unas relaciones periódicas, y la última reunión se produjo la pasada semana en Madrid. Rajoy, desde Sant Petersburgo, con motivo de la reunión del G-20, ha asegurado que trabaja con Mas para lograr mantener la unión de “este gran país que es España”, y que “es bueno” seguir dialogando, pese a la defensa de proyectos políticos muy distintos.

Rajoy ha admitido esa reunión con Rajoy, celebrada el pasado 29 de agosto, como ha publicado el diario Ara. El debate de fondo sigue siendo cómo puede la Generalitat convocar una consulta soberanista de manera legal. El Gobierno español se opone, aunque, diversas fuentes apuntan a alguna posibilidad de someter en un referéndum varias propuestas sobre la relación de Catalunya con el resto de España, y no únicamente una disyuntiva entre un 'sí' o un 'no' a la independencia.

500 años unidos

El presidente del Gobierno ha insistido en que España necesita mostrar una mayor fortaleza de cara al exterior, y que, para ello, la unidad es esencial, “como hace 500 años”. Según Rajoy, “se necesita ser muchos y más grandes”.

Mas, después de su entrevista en Catalunya Ràdio, con la propuesta de celebrar unas elecciones de carácter plebiscitario en 2016 si no logra en 2004 convocar un referéndum con el aval legal del Estado, ha querido subrayar este viernes que hará todo lo posible por acordar una fórmula que facilite la consulta. “La consultará se hará”, ha asegurado, tras un breve encuentro, precisamente, con el presidente del ERC, Oriol Junqueras, en Sant Vicenç dels Horts.

Los matices de Mas


El movimiento independentista ha reaccionado con fuertes críticas a la propuesta de Mas, y el President ha querido calmar las aguas. El debate ahora se instala en el Govern de CiU y en la posibilidad real o no, tras la entrevista de Mas con Rajoy, de acercar posiciones y lograr la convocatoria de un referéndum, aunque no sea en 2014.

Mas también ha tratado, con sus palabras en Catalunya Ràdio, de parar otra posible ola independentista que surja de la via Catalana, con motivo de la Diada del 11 de septiembre y la cadena humana que unirá todo el territorio catalán.

El president, que ha asumido, tras una reflexión personal que no puede precipitarse más, quiere marcar su propia agenda política.

El problema es que si quiere llegar a 2016, el final de la legislatura, deberá buscar socios alternativos en el Parlament, porque Esquerra Republicana no se resigna a que en 2014 no haya una consulta sobre la independencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad