Rajoy cuadra las cuentas de los ayuntamientos en dificultades

stop

CONSECUENCIA DE LAS MEDIDAS ECONÓMICAS

Rajoy, minutos antes del debate de investidura

02 de enero de 2012 (20:57 CET)

Un dinero inesperado lloverá sobre los ayuntamientos en el 2012. La obligación de actualización de catastro, decretado por el Consejo de Ministros del viernes pasado, supondrá un importante alivio para los ayuntamientos que ya habían hecho juegos malabares para cuadrar sus presupuestos pocos días antes del anuncio del presidente Rajoy.

La medida aumentará entre un 4% y un 10% el impuesto que pagan los ciudadanos por viviendas urbanas cuyo valor de tasación supere la media de sus municipios, un dinero caído del cielo para los gobiernos locales con importantes retrasos en los pagos a sus proveedores.

Los analistas tributarios han calculado que la medida pudiera suponer unos 900 millones de euros adicionales, un dinero que llegará a las arcas municipales después de que la mayoría haya aprobado sus presupuestos.

Las corporaciones locales ultiman estos días los números para calcular los ingresos adicionales. Barcelona, que igualmente debía actualizar su catastro este año, recibe unos 300 millones de euros por concepto de IBI, por lo que la medida de Rajoy supondría una cifra cercana a los 30 millones de euros adicionales.

Madrid, uno de los pocos ayuntamientos que ya presentó sus cifras, también ha calculado su ingreso adicional en los 30 millones de euros, según publicó el diario El País.

Los adelantados

Pero el aumento del IBI ya había sido una medida avanzada por ayuntamientos con dificultades para controlar su déficit. Es el caso de l'Hospitalet (Barcelona) que este año tiene la obligación de devolver 5,6 millones de euros al gobierno central y que tuvo que aumentar el IBI del 0,73% al 0,8% hace pocos días para ingresar este año unos 4,9 millones de euros adicionales. Tras la medida, cada propietario de vivienda pagará unos 27 euros más.

El Ayuntamiento de Rubí también intentó la misma jugada pero sin éxito: pretendía subir el IBI un 12% pero la medida fue rechazada por una oposición con mayoría. Al final, los socialistas tuvieron que negociar con PP y CiU una subida de sólo 6%. Aunque no lo hayan pedido, la subida beneficiará a todos los ayuntamientos por igual. “Sabemos que será un año bueno, aunque aún no tenemos las cifras exactas”, dijo la alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon.

“Ante las crecientes dificultades económicas, los ayuntamientos que puedan, subirán el IBI. La subida se da en tres tramos del 4%, 6% y 10% en función del último valor catastral”, explica Pedro Aguarón, socio de Backer&McKenzie.

Curiosamente, la medida de Rajoy contradice a los políticos locales de sus partidos. Alberto Fernández Díaz, líder del PP local de Barcelona, había impedido la subida del IBI que pretendía el alcalde convergente Xavier Trias, que veía en este impuesto una fuente fácil y rápida de financiación. Ahora Rajoy le dio la razón.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad