Rajoy ni dialoga ni reforma: “En la UE entró España, no 17 autonomías”

stop

CHOQUE INSTITUCIONAL

09 de noviembre de 2013 (13:54 CET)

La posición del Gobierno central es cada vez más diáfana. Pese a las dudas iniciales, de dirigentes del PP que aconsejaban a Mariano Rajoy buscar una vía de diálogo, impera la actitud del círculo más estrecho del presidente del Ejecutivo español. Y Rajoy tiene claro que no retocará la Constitución ni aceptará consultas que pongan en juego la soberanía del pueblo español. El muro se ha alzado unos cuantos metros por encima, frente a la posición del President Artur Mas.

Esta vez ha sido en la clausura del cónclave interparlamentario del PP, en Córdoba. Y, mientras el PSOE trata de resolver el futuro de su proyecto político, este mismo sábado, con la discusión de fondo sobre el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba, Rajoy ha querido mostrar toda la fuerza del proyecto de estado del PP.

El mensaje directo a Artur Mas no ha podido ser más claro: “La Constitución es irreformable en cuestión de soberanía”, ha asegurado, para añadir que “En la UE no entraron 17 autonomías, entró España”.

La Constitución no se toca

Rajoy ya lo dejó claro esta semana en el Senado, al señalar que no entiende que deba reformar la Constitución como un antídoto para los que quieren, en realidad, la secesión de Catalunya. Con ello, el jefe del Ejecutivo evocaba el discurso del PP de hace unos años, cuando se opuso a la reforma del Estatut, porque entendía que era una reforma de la Constitución encubierta, pero también porque consideraba que sólo sería el primer paso para un nuevo proyecto soberanista. “No veo que nos lleve a ninguna parte la reforma de la Constitución”, ha afirmado este sábado.

Por tanto, sobre la soberanía, “nada tengo que reformar ni que dialogar”, ha sentenciado Rajoy.

Rajoy no ha podido evitar hacer una alusión directa al PSOE, que busca, este mismo sábado cómo reorientar su discurso y sus nuevos liderazgos, con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, como estrella emergente. “El PP es un partido de ámbito nacional, que dice las mismas cosas en cada territorio. Me gustaría que el PSOE hiciera exactamente lo mismo”, ha afirmado, con la idea de afrontar, junto con los socialistas, la crisis institucional que se ha abierto con el Gobierno catalán de Artur Mas.

Sin aduanas para los sentimientos

“El PP cree que los españoles debemos seguir viviendo juntos como hemos hecho toda la vida, y no queremos poner aduanas a los sentimientos que nos unen hace siglos, ni queremos levantar fronteras entre vínculos que no se pueden romper ni afectos que no se pueden superar”, ha sostenido con convicción, para concluir que “la Constitución afirma la soberanía nacional y por tanto que son los españoles los que deciden sobre los temas que afectan a los españoles”.

El presidente del Gobierno ha centrado su discurso en la cuestión territorial, aunque también se ha referido a la situación económica, asegurando que al final de la legislatura el conjunto del país tendrá una situación mucho mejor.

Mejoría económica

El presidente, que ha abordado los próximos comicios europeos recordando que “en la Comunidad Europea no entraron 17 autonomías, sino que entró España”, ha relacionado directamente su gestión a un escenario electoral. “Queda más de la mitad de la legislatura, y os aseguro que veremos crecimiento sostenible y creación de empleo y cuando volvamos a presentarnos a los españoles en las elecciones podamos decir las cosas están infinitamente mejor que cuando las cogimos en el año 2011”.

“En el último año hemos superado una crisis financiera de primer orden. Me gustaría mucho ver qué habrían hecho en una situación así, los que la dejaron. A mí ya nadie me pregunta por el rescate y nadie me pregunta por la subida descomunal de la prima de riesgo, aunque nadie tampoco me pregunta por su bajada”, ha señalado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad