Rajoy privatiza Aena como Aznar lo hizo en Iberia

stop

Los expertos consideran que la operación será un éxito aunque existen dudas sobre la valoración que el Estado hace de los aeropuertos

Mariano Rajoy junto a Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y Alberto Ruiz Gallardón | EFE

13 de junio de 2014 (20:38 CET)

Los gobiernos de España han apostado históricamente por la privatización de los grandes emblemas empresariales del entorno público con dos objetivos. Por un lado, reducir el déficit de los presupuestos públicos; del otro, se ha querido liberalizar diversos mercados. Como un déjà vu, la noticia saltaba por sorpresa este viernes.

La ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), oficializaba que el gestor aeroportuario Aena se privatizará parcialmente en bolsa. Igual que antaño, el Consejo de Ministros decidía ofrecer al mercado un monopolio público en un sector considerado estratégico.

Fiebre privatizadora de los noventa

En esta tarea, el Partido Popular ha innovado relativamente poco. La estrategia que ahora seguirá es la misma que diseñó el ex presidente José María Aznar en los noventa. Su fiebre liberalizadora terminó en 2001 con la opv de Iberia, que se enfrentó a un proceso similar al que ahora Mariano Rajoy pretende para Aena.

Primero se saneó gracias al músculo del Estado, luego se entregó al Ibex. Si bien hoy la aerolínea integrada en International Airlines Group tardó un año en codearse con las 35 mayores corporaciones del país, los aeropuertos españoles entrarán por la puerta grande al índice de las empresas de más valor.

Más peso que FCC

La cifra que el Estado concede a Aena alcanza los 5.000 millones. Ello supone que pesará más que gigantes como FCC o la también semipública Indra. Curiosamente, la tecnológica vive un proceso de nacionalización. El Gobierno tomó el capital de Bankia a través de la SEPI y el ministerio de Defensa estudia entrar directamente en el accionariado.

Debido al valor que se ha consensuado para Aena, a través del banco especializado N 1, el Estado podrá ingresar más recursos que si hubiera respetado los planes originales del anterior Ejecutivo. El PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero quería privatizar aeropuerto a aeropuerto. Abertis, ACS y Ferrovial rondaban al acecho.

¿Quién será el accionista de referencia?

Con el plan de Pastor, la mayor aspiración que podrán tener Francisco Reynés, Florentino Pérez o Rafael del Pino será la de repartirse el 21% de Aena que se reserva a accionistas de referencia. El 28% restante hasta el 49% del capital se ofrecerá a los ahorradores, que, si todo sale según lo previsto, comprarán las acciones en noviembre. Otra explicación que los Ejecutivos del PP dan para estas operaciones es la apertura a los pequeños inversores de empresas sólidas donde invertir sus ahorros.

¿Cumple Aena con la premisa? La ratio de deuda/ebitda ha caído de 11 veces a siete en tres años. El gestor aeroportuario ganó dinero por primera vez en su historia en 2013 (500 millones). Las dudas recaen en si los 5.000 millones de valoración se ajustan a la realidad. Dicho de otro modo, ¿será Aena una historia de éxito en bolsa, como Iberia, o un fiasco como la Bankia de Rodrigo Rato?

Poco margen de intereses

Los expertos consultados consideran que al margen de estas dudas, que probablemente se despejarán después de la entrada de los grandes capitales, la opv será un éxito. La explicación: el escaso margen de intereses que los bancos pagan por los depósitos animará a los ahorradores a buscar alternativas.

En este contexto, Aena protagonizará la mayor operación en bolsa en una década, prácticamente desde el debut de Iberia. Cuando Zapatero llegó a Moncloa todo estaba hecho. En su mandato, sólo se privatizaron Clinisas e Inisas (dos pequeñas sociedades de asistencia sanitaria y seguros) y algunas participaciones en Red Eléctrica y Aldeasa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad