El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la Reina Letizia y sus hijas, y la ministra Margarita Robles, a su llegada al desfile del 12-O, en Madrid. Foto: EFE/JJG
stop

La llegada y salida de Sánchez al desfile del 12-O choca con los abucheos del público, que a su vez recibe con elogios al rey

Economía Digital

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, junto a la Reina Letizia y sus hijas, y la ministra Margarita Robles, a su llegada al desfile del 12-O, en Madrid. Foto: EFE/JJG

Barcelona, 12 de octubre de 2018 (13:13 CET)

"¡Elecciones, elecciones!". "¡Vete ya!". "¡Okupa!". "Traidor". Estas fueron algunas de las consignas con las que los participantes del desfile del 12-O recibieron al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, entre pitos y abucheos a su llegada a la plaza de Lima de Madrid.

De poco sirvió el intento del Gobierno por congraciarse con la opinión pública mediante la defensa del Rey ante los ataques del Parlament de Cataluña. Tampoco las declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que dijo que el 12 de octubre es "un día para todos y cada uno de los españoles, independientemente de su color político".

Su llegada a los actos conmemorativos no fue anunciado por la megafonía, pero desde el momento en el que su vehículo oficial se acercó a la tribuna de autoridades del desfile de la Fiesta Nacional numerosas personas situadas en la zona silbaron e insultaron al presidente.

Los primeros gritos al jefe del Ejecutivo en su primer desfile del 12-O no duraron mucho, pero contrastaron con la acogida que el mismo público hizo a los Reyes y sus hijas, que en cambio se abrieron paso entre una multitud de banderas españolas, aplausos, gritos de "¡viva el Rey!", y sendas muestras de respeto y devoción.

Más pitadas a Sánchez al final del desfile del 12-O

Al llegar a la zona, Sánchez saludó a la ministra Robles, al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, a la alcaldesa Manuela Carmena, y al jefe del Estado Mayor de la Defensa, Fernando Alejandre.

Después, acompañó al Rey Felipe VI a saludar a las principales autoridades presentes en el desfile, al que asiste el Gobierno al completo, con la excepción del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, y los presidentes autonómicos Quim Torra (Cataluña), Iñigo Urkullu (País Vasco), Uxue Barkos (Navarra) y Francina Armengol (Baleares).

Entre los asistentes de otras formaciones políticas estuvieron el líder del PP, Pablo Casado, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, mientras que el presidente de Podemos, Pablo Iglesias, se ausentó un año más.

La actividad concluyó con la suspensión del desfile aéreo a causa del mal tiempo. Y una vez más, cuando Sánchez ya se marchaba, los manifestantes dedicaron otra "monumental pitada" al presidente.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad