La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en su reunión con el dirigente de CCOO, Unai Sordo, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, para evaluar la subida del salario mínimo, el 22 de enero de 2020. Foto: EFE/Mariscal

Sánchez e Iglesias desoyen las alertas y suben el salario mínimo

stop

El Gobierno pacta con los sindicatos y las patronales un incremento del 5,5% del salario mínimo interprofesional, hasta los 950 euros

Economía Digital

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en su reunión con el dirigente de CCOO, Unai Sordo, y el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, para evaluar la subida del salario mínimo, el 22 de enero de 2020. Foto: EFE/Mariscal

Barcelona, 22 de enero de 2020 (20:26 CET)

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias cumplirán a medias su promesa de subir el salario mínimo interprofesional (SMI) este año 2020. Con efecto al 1 de enero, el sueldo básico de los trabajadores españoles será de 950 euros, un 5,5% más con respecto a la subida de 2019, cuando alcanzó los 900 euros. Pero también un 5,5% menos de lo anunciado a finales del año anterior, cuando los líderes de la coalición se comprometieron a incrementarlo hasta los 1.000 euros, 50 más de los conseguidos este miércoles en la reunión que han mantenido el Gobierno, los sindicatos y la patronal.

Los dirigentes del PSOE y Unidas Podemos han desoído las advertencias de varios actores empresariales al pujar por esta subida del salario mínimo. Todavía este miércoles por la mañana, antes de la negociación, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) reprochó que tras el anterior incremento muchas empresas que trabajan con las administraciones públicas "han entrado en pérdidas como consecuencia de que tienen la obligación de incrementar los salarios, pero no pueden repercutirlo en el precio" de sus servicios.

La semana anterior, BBVA advirtió de que la subida del SMI en 2019 provocó un efecto derivado que se tradujo en unos 45.000 empleos que se dejaron de crear. BBVA Research pidió entonces al recién formado Gobierno de izquierdas que evaluara el alza aprobada el año pasado antes de acometer otra subida salarial, señalando por ejemplo que "el incremento del coste salarial habría impulsado un flujo hacia el trabajo por cuenta propia desde el empleo asalariado", según sus investigaciones en la materia.

Tras recibir todas estas alertas, Yolanda Díaz –la flamante ministra de Trabajo y Economía Social, una de las carteras de Podemos– se ha reunido este miércoles con Antonio Garamendi de la CEOE y representantes de CCOO, UGT Cepyme, con quienes ha acordado el incremento hasta los 950 euros. Es la "buena noticia" para los trabajadores a los que aludió Iglesias antes del encuentro, tras afirmar que él mismo había hablado con Garamendi y los representantes sindicales y que había motivos para el optimismo.

El Ejecutivo de Sánchez e Iglesias ha cumplido con los sindicatos, que exigían que la subida no fuera menor al 3%, y se ha alejado de la previsión de 1.000 euros que asustaba a la CEOE. Y aunque moderado, el incremento también es motivo de alarma en el Banco de España, que semanas antes de la investidura ya advertía: "Seguimos pensando que la subida del SMI terminará teniendo un impacto negativo en el empleo", el mismo tipo de declaraciones que le valieron un choque con el Gobierno tras la subida de 2019.

La senda de la subida salarial que plantean Sánchez e Iglesias

Superado este primer incremento del nuevo Gobierno, el temor ahora es la senda de la subida salarial que plantean Sánchez e Iglesias. Y es que, más allá de la promesa de un sueldo mínimo de 1.000 euros en 2020, el presidente socialista y el vicepresidente de Podemos se comprometieron en su pacto de coalición a elevar el SMI hasta el 60% del salario medio cuando acabe la legislatura, en 2023. Esto significa que, según sus planes, debería llegar hasta los 1.200 euros en este periodo.

La vicepresidenta primera del Ejecutivo, Carmen Calvo, ha recordado la "obligación" que establece la Carta Social Europea de que los ciudadanos de los países miembros de la UE tengan un salario mínimo representativo del 60% del sueldo medio del país en el que viven. "Primero veamos cuánto va a durar" el Gobierno, dijo este miércoles Garamendi. "El tema que a nosotros nos preocupa es ver este año qué es lo que tenemos que hacer, del año que viene ya hablaremos", añadió.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad