Sánchez suma a los barones del PSOE al 'no' contra Rajoy

stop

Javier Fernández, García-Page, Iceta y Díaz dejan claro el rechazo al PP de cara al comité federal, sin descartar otro cónclave en función de la oferta del líder conservador

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. / EFE

Barcelona, 06 de julio de 2016 (01:00 CET)

Pedro Sánchez ha despertado. Tras unos días alejado de la primera línea, el líder del PSOE encara el comité federal de este sábado, que podía presentarse como un auténtico campo de batalla. Sin embargo, Sánchez llegará con un acuerdo con los barones socialistas. La posición respecto a la investidura de Mariano Rajoy es clara. No hay fisuras. El rechazo es general. Aunque se insiste en que no sería deseable repetir las elecciones, el PSOE votará en contra de la investidura de Rajoy.

Los dirigentes consultados del PSOE aseguran que otra cosa será si el líder del PP "comienza a moverse de verdad". Y en ese caso, ya se convocaría otro comité federal. No es una cuestión que se descarte, pero no la ven. Los socialistas quieren que sea Rajoy el gran protagonista de los próximos días. 

Están dispuestos a aguantar toda la presión, desde la convicción de que Rajoy se presentará a la investidura sin tener nada atado –como hizo el propio Sánchez tras su acuerdo insuficiente con Ciudadanos tras el 20D-- y buscará la abstención de los socialistas en la segunda votación. También en ese caso, el PSOE se plantea el 'no'. Si no hay cambios en el PP, claro.

La batalla por el congreso

¿Hay división en el seno del PSOE? No hasta el sábado. La reunión del comité federal, que reúne a cargos orgánicos y territoriales del partido, con todos los secretarios generales autonómicos, y presidentes de las comunidades que gobierna, "se prevé tranquila, porque no se quiere mover nada hasta la constitución del nuevo gobierno". Sánchez seguirá en las próximas semanas siendo el secretario general del PSOE, y será en el congreso del partido –que el comité federal de este sábado situará en el horizonte de otoño-- cuando se desatará la "legítima" batalla entre los aspirantes al liderazgo del PSOE. Pero no antes.

Sánchez comenzó este martes sus reuniones con los dirigentes territoriales. Lo hizo primero con la líder del PSE-EE, Idoia Mendia, quien le transmitió la defensa de un claro rechazo a la investidura de Rajoy, aunque no descartó otros comités federales en función de la reacción de Rajoy. "No es malo convocar todas las reuniones que sean necesarias", aseguró. Sánchez se reunirá este miércoles con el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que tiene previsto indicarle la misma posición sobre el rechazo a Rajoy.

Según el presidente autonómico "el PSOE no puede jugar con la abstención ni con el voto positivo, porque si quiere construir la alternativa, Sánchez tiene que votar no y, con él, todos los diputados del PSOE". Es decir, no habrá división en la bancada socialista, ni el préstamo al PP de un puñado de diputados para garantizarle la investidura.

La palabra de Susana Díaz

Este miércoles, Sánchez se reúne con Miquel Iceta, el primer secretario del PSC. Más allá de la polémica sobre su apuesta por el referéndum catalán siguiendo la vía canadiense, que el propio partido ha cerrado al comprobar el rechazo que ha generado, Iceta le trasladará también su negativa a investir a Rajoy.

El líder del PSOE seguirá con otros dirigentes la ronda de consultas, que cerrará el viernes con la presidenta andaluza, Susana Díaz, que también descarta esa abstención.

Sánchez también comprobará la posición contraria a la investidura de Rajoy del presidente de Aragón, Javier Lambán, y del presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig. Los dos rechazan por completo la abstención, porque, además, gobiernan con confluencias de Podemos en sus respectivos territorios.

¿Qué queda? Uno de los barones más activos, Javier Fernández, presidente de Asturias, un referente interno de primer orden, rechaza apoyar a Rajoy. Pero también insiste en que no se pueden repetir las elecciones. Su posición, en todo caso, no difiere del resto. "El PSOE no debe estar en una coalición de gobierno con el PP, debe estar en la oposición, no hay ninguna posibilidad a mi juicio de una alternativa de gobierno, y Rajoy debe tomar la iniciativa y debe hacerlo a partir de otros espacios políticos".

La apuesta de Fernández Vara y Borrell

El único que apuesta por la abstención es Guillermo Fernández Vara, el presidente de Extremadura, que considera que "entre todos se debe facilitar la investidura a Rajoy". El otro dirigente, con un peso específico, y que forma parte del núcleo que asesora a Sánchez, es Josep Borrell, partidario de una abstención. Pero no hay nadie más.

El PSOE lo que desea es que Rajoy se esfuerce realmente por lograr su investidura con otros partidos. Los socialistas no entienden que el líder del PP siga sin llamar a Ciudadanos. El partido de Albert Rivera ha sido marginado, por ahora, de las conversaciones de Rajoy, que se iniciaron este martes con el secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán. Rajoy se reunirá este miércoles con el PNV y con Esquerra Republicana, y tiene previsto hacerlo también con Convergència Democràtica.

Paso a paso

De Ciudadanos, nada se sabe. Y esa es la clave, para los socialistas, incluso para que se decanten en el último momento por una abstención. Y es que la suma entre el PP y Ciudadanos sería de 169 diputados, una cifra ya considerable para buscar abstenciones de otros grupos y permitir la investidura de Rajoy.

El PP, sin embargo, quiere ganar tiempo. Lo pretende para conocer qué pasará en ese comité federal del PSOE. Pero en las últimas horas está comprobando que los socialistas no quieren suicidarse en una especie de aquelarre, de discusión interna. Sánchez ha pactado con todos los barones socialistas "ir poco a poco, con una agenda clara, y para el sábado la consigna está clara: no a Rajoy". ¿Nuevos comités federales? "Ya se verá, todo depende de Rajoy", se concluye.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad