José Luis Ábalos, ministro de Transporte en la nueva legislatura. Foto: Efe
stop

El encuentro de Ábalos con la chavista Delcy Rodríguez amenaza con más dificultades al gobierno de Sánchez

Barcelona, 09 de febrero de 2020 (16:22 CET)

El Congreso y el Senado ponen punto y final al largo periodo de provisionalidad política que ha acompañado a dos elecciones generales, unas autonómicas, otras municipales y las europeas. Finalmente, se inicia una legislatura excepcional con un Gobierno de coalición al que la oposición no se lo va a poner sencillo. PP, Vox y Ciudadanos han puesto en su punto de mira al ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, muy cercano a Pedro Sánchez, tras la polémica del "Decylgate".

Pablo Casado tiene previsto traer a colación el asunto en el Congreso esta semana. Ábalos tuvo un encuentro hace dos semanas, de madrugada, en el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, con la mandataria venezolana Delcy Rodríguez. Además, el PP lleva días con esta cuestión en la primera línea de su estrategia.

Ha solicitado el acceso a las grabaciones de las cámaras del aeropuerto de aquella noche, así como a las llamadas que hiciera el ministro. De hecho, ha pedido, junto a Ciudadanos, la creación en el Congreso de una comisión de investigación.

La Junta de Portavoces verá el martes si incluye dicha petición en el orden del día del pleno de la semana siguiente. Lo que se decida supondrá el comienzo de una semana de hostilidad política al respecto.

Hostilidad que experimentará el miércoles el momento álgido, ya no sólo por las posibles alusiones que haga Casado, sino porque el frente para estrechar el cerco sobre Ábalos va a disparar con intensidad en el Congreso. Lo hará Santiado Abascal en la sesión de control a Pedro Sánchez; lo harán también cuatro diputadas del PP con diferentes preguntas al Gobierno; y también el portavoz adjunto de Ciudadanos, Edmundo Bal.

 

La agenda legislativa de Sánchez: eutanasia

El martes comenzará la tramitación de una nueva ley de eutanasia a instancias del PSOE —lo que también provocará un duelo con PP, Vox y Cs— en el segundo pleno ordinario de la legislatura, el primero dentro de la agenda habitual.

El de la semana pasada sirvió para crear las comisiones y para convalidar tres decretos leyes económicos, pero no tuvo proposiciones de ley ni debate de otras iniciativas de los grupos. 

Ese mismo día volverán las sesiones de control al Gobierno donde Pablo Iglesias se estrenará como vicepresidente contestando a una pregunta del secretario general del PP, Teodoro García Egea, sobre la Agenda 2030 en uno de los duelos parlamentarios más interesantes de la XIV legislatura, probablemente.

Igualmente se estrenarán Yolanda Díaz e Irene Montero respondiendo a preguntas de la oposición, no haciéndolas, si bien sus réplicas se prevén más pacíficas porque las interpelantes serán diputadas de Unidas Podemos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tendrá que enfrentarse a las preguntas de Pablo Casado, Santiago Abascal y Gabriel Rufián. La novedad aquí reside en el asunto en el que se centrará el portavoz de ERC, que no será Cataluña, sino el "freno" al "auge del fascismo".

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad