Susana Díaz se ofrece al PSC para combatir la “irracionalidad” de Mas

stop

DEBATE SOBERANISTA

Pere Navarro y Susana Díez, este domingo./EFE/Andreu Dalmau

02 de febrero de 2014 (17:42 CET)

Si se trata de una empresa, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tendría la mayoría de las acciones. En el PSOE, la federación andaluza es determinante, y eso lo sabe el PSC, que busca atraer a Díaz a sus tesis para, entre todos los territorios socialistas, buscar una alternativa a la inmovilidad del Gobierno del PP y al proyecto soberanista del President Artur Mas.

Susana Díaz, así, ha iniciado esa ofensiva socialista en Catalunya con su participación en un mitin este domingo en L’Hospitalet. La líder del PSOE andaluz ha apoyado con toda claridad al primer secretario del PSC, Pere Navarro, en su intento de forzar una reforma de la Constitución, en clave federal, que combata “la irracionalidad” de la consulta soberanista que impulsa el Govern catalán, junto con otras fuerzas políticas.

Choque de trenes


Díaz, que podría ser candidata a las primarias a la presidencia del Gobierno, o ser determinante en el apoyo que preste a quien se presente, ha justificado la situación de crisis por la que atraviesa el socialismo en Catalunya. Según la presidenta de la Junta de Andalucía, el socialismo se encuentra "atrapado en medio del choque de trenes entre separatistas y separadores", en alusión a los dos gobiernos, el español y el catalán.

Pero Díaz ha llegado a Catalunya con algunas cosas claras. Este lunes se reunirá con el President Mas y buscará acercar posiciones. La presidenta andaluza es consciente de que el sistema de financiación autonómica sigue sin resolverse, con situaciones incomprensibles. En el mitin de L’Hospitalet, ha asegurado que “unos territorios están bien financiados y otros no”, aunque no ha querido concretar.

Trato singular de Catalunya


Pero en la lista de agraviados está Andalucía y Catalunya. Los andaluces están por debajo de la media, y, tras el fondo de solidaridad, sube, pero muy poco, mientras que otras que están por debajo, como Extremadura, suben muy por encima de la medida. En el caso de Catalunya, pierde posiciones y se sitúa en la media, sin respetar el pretendido principio de ordinalidad.

Díaz ha querido hacer autocrítica, admitiendo que “algunas cosas del Estatut se hicieron mal” y que se provocó un distanciamiento entre Catalunya y España. Por ello, ha defendido la reforma constitucional, para que “se respete las singularidades y la lengua de Catalunya”.

Y ha apoyado a Pere Navarro para que haga frente a la “incomprensión”. Navarro ha agradecido ese apoyo, y ha querido recordar que el PP y el PSOE “no son lo mismo”, insistiendo en que los socialistas tienen esa alternativa, con una Constitución federal, entre el soberanismo de Mas y el inmovilismo de Rajoy.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad