Trias dilapida la credibilidad financiera de Barcelona en seis meses

stop

Las tres agencias que valoran la solvencia del ayuntamiento, en alerta por la caída del ahorro en más de ocho puntos. Los presupuestos de 2012 nacen viciados con un apunte de déficit equivalente al 40% de la deuda

L'Avi: contabilidad e impresiones fuertes

24 de marzo de 2012 (18:10 CET)

Se otea la reducción de la nota de la solvencia de Barcelona en el horizonte. Las tres agencias que el Ayuntamiento tiene contratadas --Fitch, Moody’s y Standard & Poor’s-- para que valoren la credibilidad financiera de la ciudad consideran muy negativa la caída en más de ocho puntos de la capacidad de ahorro del consistorio catalán, tradicionalmente una de las instituciones españolas con mayor reputación en este ámbito.

La acción no será inmediata, pero el próximo otoño es probable que se produzca la penalización por méritos propios. Algunas de esas firmas internacionales ya habrían contactado telefónicamente con los responsables del área económica barcelonesa ante el cambio de rumbo de las finanzas locales, según varias fuentes consultadas por este diario.

“Al depender más de la mitad de los ingresos del Estado, el riesgo está atado al del país, pero el ayuntamiento siempre ha tenido la máxima valoración que la nota española ha permitido”. La situación podría cambiar en los próximos meses.

El cambio de rumbo


La primera ejecución presupuestaria del alcalde Xavier Trias arroja dos tendencias preocupantes: la drástica reducción del ahorro bruto (antes de inversiones) del 13,1% al 5,4% y que queda en apenas 103 millones, una cifra que compromete seriamente los recursos necesarios para atender a los requerimientos financieros del ayuntamiento.

El gap entre ingresos y gastos se ha reducido espectacularmente en el último año, un extremo que no gusta a las agencias internacionales, ya que tradicionalmente Barcelona había adquirido el compromiso de no dejarlo por debajo del 15%. Esa marca esta ahora pulverizada.

Por otro lado, el ejercicio 2011 se cerró con un déficit de 501 millones, el 40% aproximado de la deuda total de la ciudad, que sube hasta los 1.300 millones. “Puede ser el inicio de la bola de nieve, la ejecución presupuestaria anota un apunte de déficit que los presupuestos de 2012 no incluyen. Probablemente habrá que pagar deuda con más deuda”.

Dejarse notar

La explicación de esta tendencia radica en una drástica reducción de los ingresos pero también en el mayor gasto desarrollado por Trias en sus primeros seis meses de mandato. “Ha respetado la estructura técnica del gobierno Hereu, pero ha creado un nuevo nivel político para cumplir el compromiso de no despedir a nadie pero mantener el control a la vez”. Por otro lado, ha incrementado los recursos de algunas partidas para que su acción de gobierno se note en el arranque de la legislatura.

Barcelona fue la primera ciudad española en acudir a los mercados internacionales para financiar su deuda. En 1993 contrató a las agencias para participar en este sistema.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad