El expresidente de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira

Un hombre de Puigdemont propone a Carod-Rovira para las generales

stop

Carod-Rovira, que ya fue candidato a las generales en 2004, está conforme con la idea de una lista unitaria para las Cortes y para el Europarlamento

Barcelona, 20 de febrero de 2019 (18:07 CET)

Carles Puigdemont ha hallado un aliado para su obsesión de una lista unitaria independentista de cara a las elecciones generales. Ese aliado es el expresidente de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod-Rovira, que se ha manifestado a favor de una candidatura conjunta de cara a los próximos comicios del 28 de abril.

El problema es que los entornos en que se mueve Puigdemont —en concreto, la Crida Nacional per la República y Junts per la República (que agrupa independientes del grupo parlamentario de Junts per Catalunya)— ven esta lista unitaria de forma desigual. 

La dirección de la Crida se insiste en presionar a las formaciones favorables a un referéndum de autodeterminación —es decir, a Pdecat, ERC y Catalunya en Comú— a conformar una "candidatura de unidad nacional" para el 28-A. La Crida querría que a esta lista también se sumaran "todas las entidades sociales" que han liderado movilizaciones en favor del derecho a la autodeterminación.

Pero desde Junts per la República el planteamiento es diferente. Agustí Colomines, uno de los ideólogos de la Crida, rechaza la idea de presionar a los partidos y considera que la lista unitaria debería partir de la integración de figuras que no tienen ataduras con partidos. Y mencionó, explícitamente, a Carod-Rovira, a Germà Bel (exdiputado del PSC y de Junts pel Sí), a Elsa Artadi (integrada en el gobierno de la Crida) y a Elisenda Alamany (exportavoz de Catalunya en Comú en el Parlament)

Colomines propone a Carod, a Germà Bel, a Artadi y a Alamany para el 28-A

"La unidad se construye desde abajo. Poned nombres sobre la mesa (Artadi, Alamany, Carod...) y construyamos una candidatura popular y ya se verá lo que pasa. Sin miedo, sin dependencias orgánicas", afirmó Colomines en alusión a la dirección de la Crida.

Colomines explicó a Efe que Junts per la República acordó el pasado sábado impulsar una "unidad desde la base" de cara a las elecciones del 28A, una "alianza de país" por la autodeterminación para conseguir el máximo número de escaños en las Cortes.

El Pdecat y el visto bueno de Puigdemont

Pero esta unidad no se intuye porque cada partido tiene un plan diferente. ERC ha repetido en innumerables ocasiones que piensa acudir a las generales con sus siglas y con su lista (la duda es si Joan Tardà la encabezará en esta ocasión), mientras que el Pdecat trata de reeditar la fórmula de Junts per Catalunya que usó en el Parlament pero sin dejarla a la discreción de Puigdemont.

El Pdecat quiere tener el control de la lista sabiendo que no la puede configurar de arriba a abajo si quiere tener el apoyo de Puigdemont. Para ello ha comenzado a asumir que algunos de sus diputados con más experiencia (Jordi Xuclà y Carles Campuzano), muy distanciados del líder huido, deberán dejar paso a otros nombres.

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad