Varoufakis, azote de neoliberales y keynesianos, negociará en nombre de Grecia con la Troika

stop

LOS HOMBRES DE SYRIZA

El ministro de Hacienda griego, el economista Yannis Varoufakis

Barcelona, 27 de enero de 2015 (20:48 CET)

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha ido a toda velocidad en el nombramiento del nuevo Gobierno. Ha designado a 12 ministros, entre los que no hay ninguna mujer, aunque sí hay seis viceministras y secretarias de Estado. Entre sus decisiones destaca el nombre del que será el ministro de Finanzas, encargado de negociar con la Troika comunitaria: la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el FMI.

Será el economista Yannis Varoufakis, un prestigioso profesor que se ha destacado en los últimos años por una crítica global al sistema capitalista.

Ese nombramiento será clave. Varoufakis, (Atenas, 1961) es un hombre de izquierdas, pero no está considerado un radical o un extremista, como se recoge en su blog, que desea mantener, aunque escribirá menos y más corto. Es el primer mensaje que desea enviar Tsipras, con la idea de que puede haber una alternativa racional y acordada para resolver la situación de la economía griega.

Formado en el mundo anglosajón


Formado en matemáticas y estadística, Varoufakis se doctoró en Economía en la Universidad de Essex, en el Reino Unido. Y fue profesor en la misma universidad, pero también en Cambridge, Glasgow, Texas y Sydney. Tiene la doble nacionalidad griego-australiana, y en el año 2000 decididó regresar a Atenas.

Entre el 2004 y el 2006 fue asesor del Gobierno del socialdemócrata Yorgos Papandreu, del Pasok, pero rompió con el partido para acercarse posteriormente a Syriza. Ha sido, de hecho, candidato del partido de Tsipras en estas elecciones.

La cuestión central para Varoufakis, que deberá lidiar con los gobiernos comunitarios, muy marcados por la ortodoxia de Alemania, es que el capitalismo comenzó a equivocar su rumbo a finales de los año setenta. En 2012 publicó El Minotauro Global (en español lo editó Capital Swing), en el que define cómo el sistema benefició a Estados Unidos al llegar a la economía norteamericana un flujo ingente de capitales. Ese sistema se gripa, a su juicio, entre 2007 y 2008 dando origen a la actual crisis.

La socialdemocracia tampoco sirve, se acomodó al sistema


Pero para buscar una solución no sirven las recetas de los neoliberales, según Varoufakis, que sólo piden que los bancos centrales vigilen la estabilidad de los precios y que la ley de la oferta y la demanda reequilibre los desajustes.

Y tampoco sirven, para él, las medidas de los keynesianos, que ven la salida en las inversiones públicas o en las innovaciones constantes e inteligentes. Lo que defendía Varoufakis en el libro es un nuevo orden, similar al de Bretton Woods, para poner en marcha lo que él denominó como nuevo mecanismo de carácter global de reciclaje de excedentes, que el mercado no puede proporcionar.

Para este economista, el fracaso de la socialdemocracia se larvó en todos esos años, a partir de finales de los setenta, cuando se acomodó al sistema capitalista al entender que se había domesticado. Consideró que había llegado un punto, el llamado consenso de Washington, en el que el capitalismo ya no sufría los habituales ciclos económicos, con un crecimiento pequeño, pero constante, y con una inflación controlada. Y se creyó que sería para siempre.

Un aumento del salario mínimo y medidas contra el fraude

Ahora todo será más prosaico para Varoufakis. Necesita renegociar la deuda griega, asegurando que el país cumplirá con sus compromisos.

Tsipras reunirá a su Gobierno este miércoles y se propone aprobar un conjunto de medidas urgentes. Entre ellas, elevar el salario mínimo a 751 euros, que es la cuantía que se había fijado antes de la crisis. Ahora es de 580 euros.

Eso comportará muchas otras subidas, porque del salario mínimo dependen convenios colectivos y pagas del Estado. También se desea atacar el fraude fiscal, y facilitar el pago atrasado de impuestos, con un tope del 20%-30% sobre los ingresos anuales, así como facilitar las contribuciones a la Seguridad Social.

En Defensa, Panos Kamenos, el líder derechista de Griegos Independientes


El primer ministro ha nombrado también a otros hombres clave: el viceprimer ministro será Yanis Dragasakis, de 66 años, que tendrá competencias sobre todas las carteras económicas y también en las negociaciones con la UE. Otro pilar será Yorgos Stathakis, que dirigirá un ministerio múltiple --se han repartido muchas competencias para poder reducir los ministerios de 18 a 12-- con el nombre de Economía, Infraestructuras, Marina y Turismo.

Al frente de Exteriores estará Nikos Kotziás, que fue consejero de Papandreu, pero que se distanció de él tras el rescate de 2010.

Y en Defensa Tsipras ha situado al líder de su socio en el Gobierno, el partido Griegos Independientes. Será Panos Kamenos, que pertenece a la derecha nacionalista griega, pero que coincide con Syriza en la petición de renegociar la deuda.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad