Aena quiere pactar la ampliación de El Prat antes de agosto

El gestor aeroportuario mete prisa a la Generalitat y el Ayuntamiento ya que el Gobierno debe aprobar su plan quinquenal de inversiones en septiembre

Un avión sobrevuela las inmediaciones del espacio natural protegido de la Ricarda. EFE/Alejandro García

El calendario dibujado por Aena para la ampliación del aeropuerto de Barcelona-El Prat fija el mes de julio como la fecha para acordar entre todas las administraciones el proyecto. La cotizada controlada por el Ministerio de Transportes quiere llegar al mes de septiembre con los deberes hechos, por lo que pretende cerrar un pacto institucional antes de la llegada del mes de agosto.

La compañía que preside Maurici Lucena señaló este jueves que “finales de julio” sería la fecha ideal para sellar la aprobación del plan, que pretende alargar la tercera pista de la infraestructura y erigir una terminal satélite. El objetivo: que el Consejo de Ministros firme la obra en el plan quinquenal de inversiones de Aena que se aprobará el próximo 30 de septiembre.

Para ello, deberá sortear las reticencias de la Generalitat y la negativa del consistorio barcelonés a destruir el espacio protegido de La Ricarda, en el Delta del Llobregat. La cotizada se comprometió a compensar las pérdidas del lugar, una exigencia que también impone la Unión Europea.

La celeridad con la que Aena pretende aprobar la expansión es debida a que Bruselas tardará luego entre tres y cuatro años en pronunciarse definitivamente sobre el proyecto, recoge Europa Press. El territorio del delta está amparado bajo la normativa Natura2000.

Sin el del Govern de Pere Aragonès, el gestor aeroportuario no acudirá a las instituciones europeas. Para ello, todos los actores implicados se sentarán en la mesa de trabajo propuesta por el president.

Aena confía en el ‘sí’ de Europa

Aena confía en que si presenta su plan de la mano de las autoridades obtendrá el visto bueno de la Unión Europea ya que la obra responde a un beneficio social a largo plazo y de interés público. Además, se comprometió a compensar los terrenos afectados en una proporción superior a 1 por 1, otro de los requisitos para tocar un espacio certificado por Natura2000.

Según informó en su momento, el gestor aeroportuario promete compensar las 27 hectáreas afectadas de La Ricarda con otras 280 hectáreas protegidas en el mismo Delta del Llobregat. La compra de los terrenos, que debería habilitar, está incluida en la inversión prevista de 1.800 millones de euros.

Con el sí, se podrá operar de manera que los aviones grandes, que realizan vuelos intercontinentales, puedan despegar también desde la tercera pista sin que la contaminación acústica afecte a los vecinos de Gavà y Castelldefels.

Carles Huguet