Cataluña inicia el lunes la desescalada gracias al retroceso de la pandemia

Cataluña reabre la movilidad por toda la comunidad y permite a los bares y restaurantes de los centros comerciales volver a operar

La consejera catalana de Salud, Alba Vergés, y el vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, en rueda de prensa el 23 de marzo de 2021 | EFE/QG

La consejera catalana de Salud, Alba Vergés, y el vicepresidente del Govern en funciones, Pere Aragonès, en rueda de prensa el 23 de marzo de 2021 | EFE/QG

Ya es oficial. Cataluña comenzará el próximo lunes sus planes de desescalada, que permitirán retomar la movilidad con total libertad de los ciudadanos por toda la comunidad autónoma. La Generalitat ya puso sobre la mesa esta flexibilización hace dos días pero emplazó los cambios a que se mantuviera una tendencia negativa de la pandemia. Los últimos datos sobre la Covid-19 del Departamento de Salud han terminado por dar el visto bueno a la iniciativa.

La consejera de Salud, Alba Vergés, ha anunciado este jueves el levantamiento del confinamiento comarcal a partir del próximo 26 de abril, lo que permitirá a los catalanes desplazarse por toda la región, sin tener que justificar los motivos de su viaje.

Cataluña había mantenido medidas de confinamiento desde que arrancó la tercera oleada de coronavirus después de las Navidades. Únicamente se habilitó una ventana especial durante la Semana Santa para que los ciudadanos pudieran realizar viajes, aunque siempre que se limitaran al ámbito de las burbujas de convivencia familiar.

La máxima responsable de la pandemia ha señalado que la mejoría de la situación epidemiológica ha permitido dar ahora un paso hacia delante para ofrecer más libertades a los ciudadanos, aunque ha subrayado la importancia de mantener la “precaución” para no tener que regresar a un sistema de restricciones.

“Nos encontramos en una situación estable”

Alba Vergés, consejera de Sanidad

Además de la movilidad, el nuevo plan de desescalada también permitirá la reapertura de los bares y restaurantes ubicados en los centros comerciales. Aunque deberán acomodarse al actual horario limitado de la hostelería catalana, que solo puede abrir entre las 7:30 horas y las 17:00 horas.

Las clases de bachillerato, los cursos formativos y los espacios lúdicos infantiles retornaran a la presencialidad completa. Mientras que se amplía hasta el 50% el aforo máximo permitido en las actividades deportivas o en la celebración de eventos litúrgicos.

El comercio seguirá contando con una restricción de aforo del 30%, aunque podrán empezar a operar ya los establecimientos que cuenten con más de 800 metros cuadrados. Buenas noticias para los grandes almacenes que recuperarán su actividad, después de semanas con un severo plan de restricciones.

La pandemia pierde velocidad en Cataluña

El inicio de la desescalada coincide con un cambio de tendencia epidemiológica. Todos los indicadores encadenan más de una semana mejorando sus datos. El caso más claro es el de la velocidad de propagación del coronavirus (Rt) que ha caído otra décima hasta los 0,97. Se mantiene por debajo del umbral que marca la entrada en una fase expansiva de la enfermedad.

También ha retrocedido el riesgo de rebrote que ha disminuido otros cinco puntos hasta los 267. Mientras que la incidencia acumulada se mantiene estable en los 276 casos positivos por cada 100.000 habitantes. A pesar del claro avance en la contención del virus Cataluña todavía se mantiene en el riesgo extremo para la salud pública.

Una mujer se somete a una prueba PCR para conocer si tiene coronavirus. EFE/Archivo

La comunidad autónoma ha notificado en las últimas 24 horas un total de 2.257 contagios, lo que mantiene la media semanal en un volumen de 10.500 nuevos positivos. Un número todavía muy alto como para dar por remitida la última fase de rebrotes de forma definitiva.

El último informe del Departamento de Salud también refleja cuatro fallecimientos por Covid-19 en el último día, una cifra muy por debajo de la media de 17 diarios que se ha alcanzado en la semana pasada y que demuestra el descenso de la mortalidad.

La descongestión de los hospitales va lenta

Estos indicadores epidemiológicos han provocado una mejoría en la presión a la que están sometidos los hospitales catalanes, aunque la liberación de las camas todavía sigue siendo muy lenta. Las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) cuentan actualmente con 494 enfermos críticos de coronavirus. Son tres menos que la víspera.

En el caso de los pacientes de planta, el volumen asciende a 1.611 personas. En las últimas 24 horas se ha producido un retroceso de 39 pacientes en las listas.

Margarita Pascual de 72 años de edad, paciente ingresada en la UCI del Hospital del Mar de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta
Margarita Pascual de 72 años de edad, paciente ingresada en la UCI del Hospital del Mar de Barcelona. EFE/Enric Fontcuberta

Para poder continuar con esta tendencia positiva, las autoridades sanitarias han subido una marcha más en la campaña de vacunación. Cataluña ha registrado un nuevo récord de inyecciones tras administrar 100.000 dosis en un solo día. El número total ya asciende a más de 2,2 millones de unidades.

Como resultado, el 24,7% de los catalanes mayores de 16 años ya ha recibido al menos alguna de las dos dosis de la vacuna. En las últimas horas también se ha podido avanzar con el colectivo de personas de 70 a 79 años. Un 42,7% ya cuenta con el primer pinchazo.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.