Colau enmudece respecto a la debacle de Podemos

Ada Colau y Gerardo Pisarello pasan de puntillas sobre el desastre electoral en el País Vasco y Galicia, pese a participar en el cierre de campaña

Ningún dirigente de Catalunya en Comú-Podem se ha referido este lunes a la debacle electoral de sus socios en Galicia y el País Vasco pese a que sus dos primeras espadas, Ada Colau y Gerardo Pisarello, participaron el viernes en el cierre de la campaña electoral de Galicia en Común-Anova Marea en Santiago de Compostela.

A través de las redes sociales, desde las formaciones Catalunya en Comú, Podem y Esquerra Unida se lanzaron mensajes de ánimo para sus socios gallegos y vascos durante toda la campaña electoral. Sin embargo, este lunes evitron cualquier comentario sobre las autonómicas de Galicia y el País Vasco después del descalabro. Ni uno solo.

Ada Colau y Gerardo Pisarello viajaron el viernes a Santiago de Compostela para arropar a Antón Gómez-Reino como candidato a la presidencia de la Xunta. Colau se refirió por última vez a las elecciones gallegas el pasado viernes, para confirmar su asistencia al cierre de campaña, mientras que Pisarello rememoró aquel acto un día después. Desde entonces, silencio.

Sin reacción

Ninguno de los principales dirigentes de los comuns se ha referido a los resultados de las elecciones autonómicas del domingo, en las que sus socios gallegos han quedado fuera del parlamento y los vascos, con solo seis diputados, han perdido casi la mitad de los que tenían. La reacción de los comuns catalanes al descalabro de sus socios gallegos y vascos ha sido precisamente la falta de reacción.

Desde la noche del domingo, Colau se ha centrado en la pandemia de coronavirus, aunque también ha lanzado mensajes sobre la movilidad y la cultura. En las redes, Pisarello ha centrado su atención en los escándalos económicos del rey emérito Juan Carlos I, al igual que Jaume Asens, ambos diputados en el Congreso.

Jéssica Albiach, David Cid o Joan Mena han sido muy activos en las últimas horas en la critica a la gestión de la Generalitat en los rebrotes de covid-19 en Lleida, sin una sola mención a lo sucedido a sus hermanos de Galicia y País Vasco.

Kate Shea fue de las pocas dirigentes del universo de los comuns que mencionó el descalabro, aunque fue mediante un retuit crítico de un tercero: “La clave de la derrota electoral del PSOE y Podemos fue ser controlado remotamente desde Madrid”.