Las comunidades presionan para imponer sus planes covid en Navidad

Cataluña, Comunidad de Madrid, Andalucía o País Vasco se rebelan ante las medidas del Gobierno para frenar el coronavirus en las fiestas navideñas

El plan de restricciones de Navidad del Gobierno de Pedro Sánchez ha pillado por sorpresa a los líderes autonómicos que no han tenido voz ni voto en la elaboración de esta nueva batería de medidas sanitarias. Comunidades como Cataluña, Madrid, Andalucía o el País Vasco ya han mostrado su resignación por no haber sido consultadas en la elaboración del protocolo.

El borrador de “Propuestas de medidas de salud pública frente a la Covid-19 para la celebración de las fiestas navideñas” establece una limitación de seis participantes en las cenas tradicionales y la imposición de un toque de queda a la una de la mañana durante la Nochebuena y la Nochevieja. Unas restricciones que contradicen algunas de las políticas de salud pública que estudian las distintas autonomías.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha respondido ante el aluvión de críticas y ha advertido de que el plan todavía no es definitivo. El máximo responsable de la pandemia ha tendido la mano ahora a los consejeros autonómicos para alcanzar un consenso en la próximo reunión del Consejo Interterritorial de Salud, aunque muchos ya tienen adelantado su propio protocolo de seguridad para las fiestas.

Cataluña defiende su plan con reuniones de 10 personas

La Generalitat de Cataluña ya ha advertido de que mantendrá su propia hoja de ruta durante la celebración de las fiestas. El Gobierno interino de Pere Aragonès acordó esta semana un plan de desecalada que tenía como punto final la Navidad. El protocolo plantea que a partir del 21 de diciembre se autoricen las reuniones sociales y familiares de hasta 10 personas. Cuatro más de las que ha propuesto el Gobierno de Pedro Sánchez.

“Nosotros iremos, escucharemos y veremos qué se plantea en este borrador, pero nosotros tenemos la capacidad de poder tomar nuestras decisiones”, ha apuntado la consejera de Presidencia de Cataluña, Meritxell Budó.

Madrid ultima sus propias “excepciones” para Navidad

La Comunidad de Madrid lleva varios días trabajando en su propio plan de seguridad contra el coronavirus para la Navidad. El Gobierno madrileño del Partido Popular y de Ciudadanos ha planteado desde hace meses esa fecha como un momento de inflexión para estimular la economía y el comercio.

Dar facilidad para las visitas en las residencias, permitir el regreso de los estudiantes a sus hogares o aumentar el número de asistentes de las reuniones sociales son algunas de las “excepciones” que están estudiando. Sin embargo, se han encontrado de frente con el plan unilateral que ha preparado el Gobierno de Pedro Sánchez.

El consejero de Justicia, Enrique López, ha calificado la propuesta como “mejorable” y ha apelado a buscar un consenso. “Espero que mañana se mejore con las aportaciones de las comunidades autónomas, que siempre van a un metro por delante del Gobierno”, ha subrayado.

País Vasco quiere mantener todas las restricciones en Navidad

El Gobierno del País Vasco no quiere apresurarse a la hora de levantar las medidas sanitarias del coronavirus y desencadenar nuevos rebrotes tras la Navidad. Por eso, han anunciado que continuarán todas las restricciones. La decisión conduce a prolongar el confinamiento perimetral, la limitación de las reuniones a seis personas o el cierre de la hostelería.

“Hay una serie de medidas que están en vigor, que van a tener que seguir estando con nosotros hasta que superemos esta situación de contagio de la enfermedad, que van a estar en vigor también en Navidad y que deberíamos respetar todos”, ha aclarado el portavoz del Ejecutivo autonómico, Bingen Zupiria.

El Gobierno vasco ha cuestionado la decisión de Pedro Sánchez de preparar las restricciones por su cuenta. Una tónica que se ha repetido en las últimas horas con otros proyectos como el plan de vacunación del coronavirus. “No me acabo de acostumbrar a esta forma que tiene el presidente de anunciar planes”, ha afeado el lehendakari, Íñigo Urkullu.

Andalucía no revela sus propuesta

La publicación del borrador ha sentado muy mal en el seno de la Junta de Andalucía que ya tiene preparada su propia batería de propuestas para la celebración de las fiestas. El consejero de Salud, Jesús Aguirre, ha tachado el plan de Sánchez de “deslealtad” pero no ha querido dar detalle sobre sus iniciativas hasta la reunión del Consejo Interterritorial de Salud.

El Gobierno andaluz ha insistido en los últimos días a sus ciudadanos en aumentar al máximo las medidas de prevención en las próximas dos semanas para poder salvar las Navidades, uno de los momentos de mayor consumo del año.

Castilla y León cerrará sus fronteras en Navidad

La Junta de Castilla y León ha publicado su plan de restricciones del coronavirus para la Navidad unas horas después de que se filtrase el borrador de medidas del Gobierno de España. La gran diferencia es que han acordado mantener el cierre de todas las fronteras durante las fiestas para evitar la propagación de la Covid-19.

El protocolo puede chocar con otras ideas planteadas en el documento estatal como la de permitir a los estudiantes universitarios que vuelvan a sus hogares, sin embargo el Gobierno autonómico no ha querido abrir una batalla contra Pedro Sánchez. “Las medidas que hemos propuesto son muy concordantes con las medidas del Ministerio”, ha defendido la consejera de Sanidad, Verónica Casado.