Los sanitarios explotan por la ‘paguita’ de la Generalitat

Los sindicatos lamentan que la Generalitat les dé una gratificación sin negociarla previamente y que no revierte los recortes

Los sindicatos sanitarios consideran insuficiente la paga que les ha prometido la Generalitat para gratificar su esfuerzo durante la pandemia de coronavirus. Solo Metges de Catalunya, mayoritario entre los facultativos, celebró la medida, pero con la advertencia de que realmente sea “el primer gesto” para mejorar los salarios.

El vicepresidente económico del gobierno catalán, Pere Aragonès, y la consejera de Salud, Alba Vergés, anunciaron esta semana que compensarán a los trabajadores que se vieron más expuestos a la Covid-19 con una paga de entre 350 y 1.350 euros que será efectiva el próximo agosto.

El coste de la gratificación alcanzará los 140 millones de euros. Además, la Generalitat incrementará el gasto sanitario previsto en 40 millones anuales en 2021 y 2022.

La Generalitat ha sido el primer gobierno autonómico en anunciar una compensación para los sanitarios que estuvieron en primera línea en la lucha contra el covid-19. Sin embargo, los sindicatos consideran que se merecen más.

Mediante un comunicado, UGT critica que la Generalitat anuncie una compensación antes los medios de comunicación sin negociarla previamente con los sanitarios. Lamentan que no incluya a todos los trabajadores de sectores esenciales. Y recuerdan que la administración catalana aún debe 1.800 millones de euros a trabajadores públicos. UGT exige a la Generalitat que respete la negociación colectiva.

Olvidar los errores

Por su parte, Infermeres de Catalunya calificó de “insuficiente” e “injusto” el decreto ley de gratificación extraordinaria anunciado por la Generalitat. Indican que, con ello, el gobierno de Quim Torra intenta que el personal se olvide de todos los errores cometidos durante la pandemia y de la precariedad del sistema sanitario.

Aunque valoran “positivamente” que se les de una paga extraordinaria, este sindicato de enfermería subraya que no revierte los recortes de la última década ni la infrafinanciación de la sanidad.

Recuerdan que el personal de las residencias de ancianos privadas ha quedado excluido de la paga, cuando la Generalitat ha utilizado sus camas y sus trabajadores han sido los más expuestos al covid-19. El personal de las residencias públicas recibirá un máximo de 900 euros. Diversos colectivos profesionales que trabajan para la sanidad pública también se quedarán sin la “paguita”. Por ejemplo, no se ha incluido a los servicios de limpieza, cuando estos empleados se han visto sometidos a situaciones de riesgo.

Metges de Catalunya espera que esta gratificación no se quede en un “hecho aislado” y sea “el inicio de un camino” que conduzca a la reversión de unos recortes que han supuesto la pérdida del 30% de su retribución desde 2010. Este sindicato también subraya que se trata de una compensación que no se ha negociado con los sindicatos.

Suscríbase a nuestro canal de Telegram para conocer la última hora sobre la pandemia del coronavirus en España, Europa y el mundo.